Miguel Carranza
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El diputado Gustavo Porras, presidente de la Comisión de Salud y Seguridad Social del Legislativo, dijo ayer que después de que se hagan los cambios administrativos al INSS, se tendrá que revisar la calidad de servicio que brindan las Empresas Médicas Previsionales a los trabajadores nicaragüenses asegurados.

“Primero hagamos lo que corresponde con el sistema de pensiones, que es lo que pone en peligro la viabilidad del INSS, y a la par o inmediatamente después revisemos la calidad de las Empresas Médicas Previsionales, porque en ese caso el problema no es financiero, el problema ahí es la calidad de la atención”, aseguró Porras.

El legislador dijo que está enterado de que la población asegurada se queja de la mala atención de algunas Empresas Médicas Previsionales.

“Los asegurados nos quejamos de que los médicos no nos dan buenos medicamentos, de que no nos dan subsidio aunque lo necesitemos, y por qué eso, porque cada medicamento, cada subsidio va sobre los costos de la Empresa Médica, y el dueño de las empresas está más pendiente de cuánto gana que de cómo atienden a la gente”.

“Entonces hay que cambiar ese sistema, en este sentido: si yo me siento mal atendido en una Empresa Médica Previsional, yo debería tener el derecho de trasladarme a una donde me sienta bien atendido, pero ahorita, de acuerdo a las normas existentes, el INSS dice que no puedo pasarme a otra hasta después de un año”, dijo Porras.

Por lo tanto, el diputado señaló que hay que trabajar en el derecho de que los asegurados puedan renunciar inmediatamente de una Empresa Médica Previsional cuando no se le atienda bien. “Cuando suceda eso inmediatamente los dueños de las empresas van a comenzar a decir a su personal: atienda bien a la gente o si no se nos van a ir”, señaló.