•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El diputado Gustavo Porras, presidente de la Comisión de Salud y Seguridad Social de la Asamblea Nacional, hizo este martes una invitación pública a la ciudadanía nicaragüense para que sean partícipes de la donación voluntaria de sus órganos al momento de fallecer, donación altruista que está concebida en la Ley de Trasplante de Órganos y Tejidos como una respuesta a los ciudadanos que necesitan de un órgano para mejorar y alargar sus vidas.

Ayer, mientras se discutía en el particular la Ley de Trasplante de Órganos y Tejidos, aprobada el 26 de septiembre en lo general, el diputado Porras, presidente de la Comisión de Salud aprovechó la entrevista que le hacían los medios de comunicación sobre esta ley que regulará los trasplantes en Nicaragua, para invitar a la población a ser donantes de órganos, luego de fallecer.

“Desde ya le pedimos pues a los que están dispuestos que vayan pensando en dejar sus papeles legales para que puedan ser utilizados sus órganos”, dijo el diputado Porras, quien agregó que en dicha ley se deja libre el trasplante autólogo, es decir, cuando el paciente es su propia fuente de célula y tejido.

El diputado Porras señaló que el donante voluntario tiene que dejar expresa su voluntad de ser donante y su cuerpo debe estar en las condiciones óptimas para que sus órganos puedan ser trasplantados cuando ya se encuentre fallecido; por ello es que en la ley se deja como requisito que el donante tiene que haber expirado por muerte cerebral.

“El donante cadavérico es aquella persona que desde que está en vida y dice: yo dejo mi autorización para que mis órganos sean usados para ser donados”, dijo el diputado sandinista.

La muerte encefálica se argumenta, en el artículo 12 de la Ley, como la pérdida permanente e irreversible del estado de conciencia del donante, la ausencia de sus respuestas motoras ante reflejos de estimulación externa, y la ausencia de los reflejos propios del tallo cerebral.

Registrar córneas que entran al país

Asimismo, ayer se presentó una moción para solicitar el registro de los tejidos en la Dirección de Regulación del Ministerio de Salud, específicamente de la córnea, la cual ingresa al país como donación al Hospital de Oftalmología.

“Ahorita vienen por ejemplo córneas fuera del país que la traen como donación para ser trasplantadas, eso no es prohibido siempre y cuando no sea con fines comerciales, pero antes de venir tiene que ser registrado su ingreso al país en la Dirección de Regulación del Ministerio de Salud y en el organismo que la ley autoriza para regular el trasplante que es la Onitra (Organización Nicaragüense de Trasplantes)”, señaló Porras.

La Onitra, según el artículo 31 de la ley, es la instancia adscrita al Ministerio de Salud la cual se establece como la unidad técnica operativa “que, siguiendo los principios de cooperación, eficacia, equidad, igualdad, transparencia, calidad, bioética y solidaridad, tiene como finalidad coordinar las actividades de promoción, donación, extracción, preservación, transporte, distribución y trasplante de órganos, tejidos y células, a nivel nacional”.