Esteban Solís y Eduardo Marenco
  •  |
  •  |

Fue un lunes rojo para los diputados Enrique Quiñonez, Freddy Torrez y Jamileth Bonilla. Los escenarios apenas distaron dos kilómetros porque mientras en la sede del PLC del barrio 380 los primeros se sacaron pistola, a Bonilla en Nejapa, la agredieron verbalmente por hacer tienda aparte, con su nueva bancada escindida de ALN.   

En pleno CEN, los diputados del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Enrique Quiñónez y Freddy Tórres, por poco terminan a balazos una agria discusión que empezó con mutuos reclamos mientras se desarrollaba una reunión ordinaria de las autoridades partidarias de las cuales ambos son parte.

Los propios protagonistas dieron su versión de los hechos a  El NUEVO DIARIO. Tórres y Quiñónez intentaron minimizar la situación señalando en un principio que fueron discusiones “chochas” o simplemente que se trataba de “cosas de hombres” que no se ventilaban en los medios de comunicación.

Ya no aguanta a la 15

Sin embargo, el diputado Torrez, originario de Matagalpa, accedió a ampliar su declaración señalando que su correligionario Quiñónez desde la radioemisora 15 de Septiembre en su programa “Sin miedo a la verdad” ataca sin piedad a quién sea y en este caso, ni él se ha escapado a las difamaciones y lo que es peor, sin haberle dado motivos o razones.

Incluso, dijo que lo que Quiñónez vierte por el micrófono es propio de los lupanares y cantinas tras hacer un llamado a los partidos políticos y en especial al PLC, a que tengan cuidado a la hora de seleccionar a sus candidatos a los cargos de elección popular.

Pero Torrez en ningún momento confirmó que la tensa discusión casi pasa de las palabras a las balas. “Yo le reclamé y le pedí respeto porque nosotros estamos obligados a mantener un lenguaje de altura y de ejemplo a la ciudadanía, sin embargo eso dista mucho del utilizado por el diputado Quiñónez”.

Torrez lanzó una advertencia a Quiñónez de que si el continuaba con sus diatribas utilizando la frecuencia de la radio, iba a adoptar otras posiciones “porque cuando lo llamé al orden recibí una contestación grotesca, me alzó la voz y opté por irme de la reunión”.

Qiñónez admite que sacó su arma mientras Tórres fue a buscarla

Por su parte, Quiñónez admite que la temperatura se elevó a niveles insospechados que Torrez amenazó con ir a buscar su arma que supuestamente la tenía en su vehículo. “Yo ando armado, yo no iba a buscar ningún arma porque siempre la porto y la saqué para defenderme” dijo a END el legislador quien desde hace buen rato no cuadra ya dentro del partido.

Quiñónez señala que Torrez es de los que le gusta hacer amenazas solapadas y que proviene de lugares donde asustan “como quién dice que viene de lugares donde hay solo verdaderos hombres”.

Según el diputado liberal su correligionario Torrez es una persona disociadora acostumbrada a humillar a la gente humilde porque “es tan miserable que ni un conductor puede pagar”.

El otro bochinche

Casi a la misma hora, pero en ALN, varios miembros de esa alianza propusieron sancionar a la diputada Jamileth Bonilla por conformar tienda a parte con su propia bancada junto a otros tres legisladores de ALN.

Bonilla dijo que ayer el vocero de ALN, Eliseo Núñez Morales, pidió “groseramente” que la sancionaran o separaran de la secretaría de planificación. “Hay mucha exaltación y palabras vulgares. Hay mala vibra allí, hay personas que amanecieron muy mal, que dijeron que querían vomitar, tal vez la cantidad de bebidas que tomaron les provocó náuseas y podían vomitar cosas”, aseveró Bonilla.

Por tanto, dijo la legisladora, optó por abandonar la reunión. “Ese es el partido de nuevo tipo que tenemos”, afirmó.

Su objetivo

“Nosotros al formar una nueva bancada no renunciamos a ALN, no somos sandinistas y no tenemos ningún amarre ni con El Chile como se ha mandado a decir desde ALN, ni mucho menos con El Carmen, nuestra meta verdadera es la unidad”, aseguró.

La Comisión de Etica, Honor y Justicia de ALN decidirá suspender o no de su puesto de secretaria de planificación a la diputada Bonilla, anunció Eduardo Montealegre por su parte. “Aquí nadie ha hablado de expulsiones porque nuestros estatutos no lo contemplan”, puntualizó Montealegre.