•  |
  •  |
  • END

Ni la fuerte lluvia que cayó ayer en Managua detuvo el peregrinar que por toda Nicaragua ha iniciado el joven Israel Lewites. Con la caminata el joven descendiente de dos reconocidos revolucionarios sandinistas pretende transmitir su mensaje a los nicaragüenses: “no permitamos que se instaure otra dictadura en el país”.

“Debemos sobreponernos al temor es la única manera de defender la democracia. Las dictaduras se basan en el terror y el chantaje y no podemos permitir que nos doblegue el miedo y quedarnos callados”, dice Lewites.

La caminata que ha iniciado a eso de las ocho de la mañana en la Loma de Tiscapa y se prolongó por la Avenida Bolívar y luego por Carretera Norte es un llamado, principalmente, a la juventud para que protesten por sus derechos.


En honor a Israel Lewites
“Todo está empeorando y me veo en la obligación de transmitir el mensaje de que Nicaragua debe seguir siendo libre”, afirmó mientras camina sobre la Carretera Norte portando una bandera de Nicaragua.

Su primera parada fue el departamento de Masaya. Y tiene razones de peso para hacerlo. Un día como ayer en esa ciudad, en el cuartel Masaya, Israel Lewites murió a manos del aparato represor de la dictadura somocista: la guardia nacional. De esa fecha han transcurrido 31 años.

“Era un hombre noble que creía en una Nicaragua libre, sin dictaduras. Es mi obligación por la sangre que corre por mis venas rendirle un homenaje; si él tuvo el valor de oponerse a una dictadura lo mínimo que puedo hacer es esta peregrinación pacífica y mostrar este descontento por la situación que vivimos, quiero hacerle honor a su sangre”, agregó.

Lewites está consciente que encontrará muchas piedras en su camino. Sin embargo, no hacerlo sería darle más fuerza a la instauración de un sistema que avasalla a través del chantaje y el miedo.


Nicaragua debe seguir siendo libre
“Mucha gente me ha advertido de que es muy peligroso manifestarse públicamente en contra del gobierno, pero a medida debemos dejar que el miedo nos obligue a mantenernos indiferentes, lo que hacemos es darle más poder, no podemos dejar que se instaure el miedo en Nicaragua nuestra obligación es sobreponernos”, agregó.

“Voy a caminar para despertar conciencia entre los jóvenes para no permitir que los sigan golpeando”, expresaba mientras avanzaba en silencio con la manta en la que se leía su mensaje: no a la instauración de una dictadura, Nicaragua debe seguir siendo libre”.