•   Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La curia episcopal de Jinotega pidió reflexión a las personas armadas que en los últimos días han escenificado episodios de violencia armada con los miembros del Ejército de Nicaragua, en las comunidades rurales de los municipios de Pantasma y Wiwilí, donde han muerto hasta ahora siete civiles y un militar.

A través de un pronunciamiento firmado por el Obispo de Jinotega, monseñor Carlos Enrique Herrera, la Iglesia Católica hace ver a quienes llama “rearmados”, que “las armas no son el instrumento eficaz para reclamar sus derechos”.

Pide respeto a los derechos humanos

Igualmente, la Iglesia envía un mensaje directo al Ejército de Nicaragua, donde le dice que “actúe con respeto” a los derechos civiles.

“Pido de todo corazón al Ejército de Nicaragua, que actúe con respeto a los derechos humanos civiles. Les recuerdo que los civiles no tienen culpa de que anden personas armadas en esos lugares”, dice el mensaje de la curia de Jinotega.

La Iglesia insta al diálogo y recuerda que “la violencia engendra violencia”, a la vez que hace una llamado al Gobierno a que actúe con sabiduría, para “realizar un verdadero diálogo y evitar más violencia y muerte”.

Ejército dice que son delincuentes

Por su parte, el Ejército de Nicaragua rechazó el fin de semana que haya capturado, torturado o asesinado a campesinos de las zonas rurales del país, como lo denunciaron labriegos. También reiteró que únicamente ha tenido enfrentamientos con bandas de delincuentes en la zona norte del territorio nicaragüense.

“En ningún momento andamos en el campo capturando, torturando o dando inseguridad, al contrario, el Ejército de Nicaragua, a solicitud de los productores de la zona, hizo presencia para fortalecer la seguridad en el campo”, dijo el jefe del Sexto Comando Militar Regional, coronel José Dolores Hernández.

Las declaraciones de Hernández se dieron días antes de que la jerarquía católica divulgara el referido comunicado.

Además, el jefe militar salió al paso de la versión de los familiares de un civil muerto la semana pasada en Pantasma, un antiguo corredor de la guerra que se libró en Nicaragua en los años 80 del siglo pasado, pues el Ejército dice que fue durante un enfrentamiento, pero los parientes aseguran que estaba cuidando una milpa y fue sorprendido.

Un total de ocho hombres, entre ellos siete civiles y un militar, han perdido la vida este año en enfrentamientos librados en el norte de Nicaragua, confirmó el Sexto Comando Militar Regional.

El jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés, ha reconocido la existencia de grupos armados en el país, pero ha dicho que se trata de delincuentes que se dedican al robo de ganado, secuestro y extorsión a productores.