•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Nicaragua tiene razones especiales para celebrar este 16 de octubre el Día Mundial de la Alimentación, pues redujo de un 55% a un 20% el número de personas subalimentadas, señaló ayer martes el representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO),  Fernando Soto Baquero.

La Asamblea Nacional celebró ayer una Sesión Especial por el Día Mundial de la Alimentación, a la que asistió como invitado especial el representante de la FAO, Fernando Soto, quien destacó en su discurso, que Nicaragua ha cumplido antes de la fecha el objetivo número uno de desarrollo del milenio el cual implica la reducción de las personas subalimentadas.

“Nicaragua está en ese grupo de países que ha cumplido esa meta antes del año 2015, y también el reconocimiento a Nicaragua es extendido por cumplir la meta de la Cumbre Mundial de Alimentación del año 1996 que era relativamente más exigente, era reducir a la mitad el número de personas subalimentadas”, dijo Soto Barquero.

El representante dijo que Nicaragua puede celebrar el hecho de traer una tendencia a una reducción sostenida de las personas subalimentadas pero que por otro lado tiene un desafío enorme con la cantidad de personas que no ejercen su derecho a la alimentación.

Soto Baquero dijo que el mundo debe plantearse la meta de erradicar el hambre y enfrentar un nuevo contexto de precios altos de los alimentos. “Hay un acuerdo generalizado entre estudiosos y actores en los mercados internacionales que señalan que los precios no van a regresar a los que fueron ellos antes de 1996; de manera tal que el mundo tiene que vivir con un nivel de precios mayor y de una altísima volatilidad”.

El representante de la FAO finalizó diciendo que hay que volver la vista a los productos locales y de los alimentos tradicionales, y que las familias pobres aprendan a cultivar las hortalizas en sus patios.
 “Por eso es esencial que en el desarrollo productivo de la Costa Caribe se priorice las raíces y tubérculos, el consumo de la yuca y del quequisque, de los productos que históricamente han alimentado a esa población y la educación nutricional”.