Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Las proyecciones económicas del gobierno para el próximo año son, hasta cierto punto, utópicas. Un 4.5 por ciento de crecimiento en la economía nacional y un 9 por ciento de inflación hacen que el Presupuesto 2009 sea “demasiado optimista”.

A lo anterior hay que agregar la caída de los precios internacionales del petróleo, máxime cuando la matriz energética de Nicaragua depende en un 80 por ciento de los derivados del crudo. Ello se traduce en una alivio –o debería significarlo- directo a la factura de los consumidores.

Las proyecciones no se verían “tan irreales” de no ser por la crisis que carcome los cimientos del sistema financiero de los Estados Unidos. ¿Qué tiene qué ver eso con Nicaragua? Mucho.

El presidente de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, Francisco Aguirre Sacasa, ya empezó a hacer numeritos y las cuentas no cuadran. La inyección de 700 mil millones de dólares que hizo el gobierno del presidente George W. Bush para salvar la banca privada no es más, según Aguirre, que un paliativo que redundará en una mayor inflación y recesión, cuyos efectos en la economía nicaragüense, y por ende en el Presupuesto 2009, ni si quiera se atreve a pronosticar.


La caída de Venezuela
Otro aspecto que para Aguirre será negativo es la caída de los precios del petróleo, principalmente el de Venezuela, pues la baja obligará al presidente Hugo Chávez a tomar drásticas medidas económicas para evitar el colapso de su propia economía.

Ello, señala el presidente de la Comisión Económica, resultará en una revisión de la cooperación venezolana con Nicaragua, considerando que Chávez es el principal socio político del presidente Daniel Ortega.

“Creo que Chávez no hizo bien sus cálculos y hasta había mencionado que antes de terminar el año 2008, el precio del barril de petróleo llegaría a 200 dólares, pero ocurrió todo lo contrario”, explicó.


Las debilidades presupuestarias
El año pasado, cuando el gobierno presentó el proyecto de Presupuesto 2008, Aguirre Sacasa vaticinó que el “Talón de Aquiles” sería el alto precio internacional del petróleo. En 2009, la principal debilidad del presupuesto será la crisis financiera en el norte del continente.

Otro de los obstáculos será la elevada dependencia de la cooperación internacional traducida en préstamos y donaciones, rubros que generalmente se utilizan para cubrir el déficit fiscal, cuya proyección al próximo año es de 5 mil 724 millones 230 mil 532 córdobas.

Según el renglón de “Desglose de Donaciones y Préstamos Externos por Origen”, el rubro de préstamos es de 4 mil 357 millones 873 mil 371 córdobas; pero en el renglón “Desglose de Financiamiento del Déficit”, el rubro de préstamos es de 5 mil 169 millones 873 mil 371 córdobas, una diferencia de 812 millones de córdobas.

Ello indica que para el próximo año, esos 812 millones de córdobas tendrán que sumarse al déficit fiscal del proyecto de presupuesto para el año 2010.

Al sumar los rubros de préstamos y donaciones, existe una diferencia de poco más de dos mil millones de córdobas, entre ambos renglones. Es decir, en el renglón de “Desglose de Donaciones y Préstamos por Origen”, el total supera los 7 mil 962 millones de córdobas; y en el renglón de “Desglose de Financiamiento del Déficit”, al sumar los préstamos con las donaciones, el total supera los 10 mil 178 millones de córdobas.


Otras aristas
El ministro de Hacienda y Crédito Público, Alberto Guevara, comparecerá mañana ante el Plenario de la Asamblea Nacional para presentar y exponer oficialmente el proyecto de presupuesto. Esta sesión no incluye preguntas o cuestionamientos por parte de los diputados, es simplemente un requisito protocolario.

Sin embargo, algunos miembros de la Comisión Económica podrían cuestionar el proyecto. Por ejemplo, existe una partida presupuestaria en el rubro de “amortizaciones”, en el renglón del “Servicio de la deuda pública interna”, de 100 millones de córdobas a la Empresa Nicaragüense de Electricidad, ENEL.

El primer secretario del Parlamento, Wilfredo Navarro, se preguntó ¿a quién le debe ENEL?, pues en el presupuesto no lo especifica. El legislador sospecha que ese dinero “servirá para pagar una deuda de ENEL con la empresa Petronic, que a su vez le debe a Alba-Caruna”.

Navarro considera que esto no es más que “otra triangulación de dinero del Estado” para responder a una deuda petrolera con Venezuela, pese a que el mismo ministro de Hacienda ha dicho que el convenio petrolero entre Venezuela y Nicaragua no genera deuda pública.

Otra de las partidas presupuestarias que seguramente llamará la atención de los diputados es una de 86 millones 227 mil 681 córdobas para el programa denominado “actividades centrales”, que ejecuta la Presidencia de la República.

Según el concepto, el programa “coordina y brinda apoyo administrativo y financiero a los demás programas de la institución (Ministerio de la Presidencia) para contribuir al alcance de los objetivos, previstos en cada uno de ellos”.

Cabe señalar que en el rubro de “Servicios no personales” de la Presidencia se incluye el pago de telefonía, energía, agua potable, correos, servicios de oficina, etc. hasta por 68 millones 186 mil 758.

Considerando que el presidente de la República, Daniel Ortega, despacha desde la Secretaría del partido, que a la vez está ubicada en el mismo complejo habitacional de su vivienda personal, se desconoce cuánto de ese dinero sirve para cubrir los gastos de la sede del Frente Sandinista y de su casa de habitación.

Aún así, el presidente de la Comisión Económica, Francisco Aguirre, considera que el presupuesto presidencial de Ortega es el más austero que el de sus antecesores Enrique Bolaños y Arnoldo Alemán. El presupuesto total para la presidencia es de 217 millones 776 mil 957 córdobas.


¿Y la renegociación?
Por otra parte, pese a la renegociación en el pago de los Certificados Negociables de Inversión, Cenis, para el próximo año el gobierno proyecta pagar en este concepto, 2 mil 753 millones 741 mil 481 córdobas. El pago de estos títulos valores en el año 2008 fue de 2 mil 556 millones 53 mil 434 córdobas.

Según la renegociación con los bancos privados, se logró posponer el pago de los Cenis hasta por 900 millones de córdobas; sin embargo, un poco más de 200 millones de lo renegociado están previstos para el próximo año.


Los vientos agitados del norte
El presidente de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, Francisco Aguirre Sacasa, ve demasiado “optimistas” las metas económicas planteadas por el gobierno en el presupuesto para el próximo año.

Según Aguirre, al parecer los asesores presidenciales no han tomado en cuenta la recesión financiera en la que entrará el principal socio comercial de Nicaragua, Estados Unidos, lo que conlleva la reducción de las remesas familiares desde el norte; una baja en el consumo de los productos de exportación en aquel país y la desaceleración de las inversiones.

“Yo me pregunto cuan realista es estimar un crecimiento económico del 4.5 por ciento, cuando el Fondo Monetario Internacional está ajustando sus cálculos en América Latina, y en Estados Unidos, Europa y en la misma China continental se está hablando de una desaceleración del crecimiento económico”, dijo.

Recordó que en Estados Unidos y Europa están considerando que para 2009 entrarán en un proceso de “recesión profunda”, lo que inevitablemente repercutirá en países en vías de desarrollo, como Nicaragua.


El caso del petróleo
Por otra parte, Aguirre recordó que Nicaragua importa 10 millones de barriles de petróleo al año, 60 por ciento en crudo y 40 por ciento en derivados. A los precios actuales, el país se estaría ahorrando 60 millones de dólares, considerando que en julio el precio internacional del crudo estaba a 147 dólares y a la fecha se cotiza a 71 dólares.

Sin embargo, el ahorro proviene de la adquisición, por parte de Nicaragua, de petróleo venezolano a precios concesionales . Según Aguirre, con el precio de julio, el país pagaba a Venezuela 120 millones de dólares, con la reducción del costo actual, se ahorra la mitad de la factura.

Esta situación, para Aguirre, debería redundar en beneficio directo sobre el presupuesto 2009, no obstante, insistió en que la recesión financiera internacional, principalmente en Estados Unidos, “golpeará fuertemente” la economía nicaragüense.

“Una baja en el precio del petróleo que puede ser negativa para Venezuela, para Ecuador y para otros exportadores del crudo, para Nicaragua es una bonanza, porque nos baja el precio del rubro de importación más importante”, explicó.

Pero advirtió que también los rubros de exportación más importantes del país han bajado de precio, a causa de la recesión económica.

“Desafortunadamente vemos que los precios de los productos de exportación, como el café, han bajado de 150 dólares por quintal, a 120 dólares, y se espera que continúe disminuyendo”, señaló.


Al igual que el café, Aguirre dijo que también está bajando la demanda internacional de otros productos, como el textil-vestuario, lo que incidirá negativamente en las zonas francas que fabrican la ropa que va al exterior, principalmente a Estados Unidos.

Aguirre considera que las constantes bajas en el precio del petróleo se verán reflejadas en el consumo básico de los nicaragüenses, sobre todo en la factura energética domiciliar que mes a mes envía Unión Fenosa; así como en los abonos derivados del crudo, como la urea, que utilizan los productores para sus cosechas.