•   La Haya  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Costa Rica afirmó hoy en la Corte Internacional de Justicia, CIJ, que Nicaragua "carece de derecho" para solicitar medidas cautelares en la disputa que les enfrenta por la presunta contaminación, causada por la construcción de una carretera costarricense, del río San Juan.

"Nicaragua carece del derecho a pedir las medidas que solicita", dijo hoy el embajador de Costa Rica ante la CIJ, Edgar Ugalde Álvarez, a los jueces del máximo órgano judicial de Naciones Unidas.

Ugalde acusó a Nicaragua de "hacer un uso inapropiado" del tiempo de la CIJ solicitando unas medidas cautelares que a su entender son "injustificadas".

"No hay riesgo de que la carretera cause un daño irreparable" al río, sostuvo Ugalde ante los jueces durante la segunda audiencia sobre este caso que celebra la CIJ.

Nicaragua argumentó ayer martes que los sedimentos causados por las obras de una carretera costarricense a lo largo de su ribera del río San Juan, fronterizo entre ambos países, dificultan la navegabilidad del río.

También consideró que causarían daños mediambientales "irreparables", por ejemplo en el caso de producirse una tormenta tropical en la zona.

El jurista de la delegación costarricente Arnoldo Brenes negó que de los datos presentados por Nicaragua se pueda deducir que la sedimentación de las obras afecte a la navegabilidad del río.

Nicaragua sostuvo también como un argumento de urgencia el supuesto anuncio de Costa Rica de que las obras de la carretera se reanudarían a finales de este año.

Brenes contestó hoy que "a corto plazo" no se reanudarán las obras, ya paralizadas durante varios meses, entre otros motivos porque "aún no se han podido hacer contratos".

También sostuvo que Costa Rica ya ha tomado medidas "para minimizar" los posibles daños medioambientales sobre el río San Juan.

El experto en Derecho Internacional Samuel Wordsworth insistió en que la zona del río San Juan "no es una región en la que se produzcan tormentas tropicales".

Afirmó además que según estudios costarricenses los efectos de la sedimentación sobre un río de las características del río San Juan son "mínimos".

"Nicaragua no ha presentado ninguna prueba para demostrar que el daño pueda ser irreparable" y así justificar la petición de medidas cautelares, argumentó.