•  |
  •  |
  • END / Canal 11

El presidente Daniel Ortega atribuyó las causas de la crisis económica mundial originada en Estados Unidos a un “castigo divino que hizo explotar” la bolsa de valores de ese país, que él calificó como “el becerro de oro”.

Ortega se reunió ayer con líderes de iglesias evangélicas, a quienes les entregó los títulos de propiedad de las iglesias que encabezan. Después de muchas alabanzas y cantos, el mandatario aseguró que actualmente Dios está enviando señales al mundo.

“Dios hizo explotar la famosa bolsa de valores”, expresó Ortega, quien afirmó que éstas funcionan con una política de saqueo y que “a la juventud le enseñan que los valores están en la bolsa de valores”.

Motivos divinos
La crisis financiera obligó al gobierno de Estados Unidos a destinar 700 mil millones de dólares para comprar deudas hipotecarias que nadie compraría, pues los bancos invirtieron grandes cantidades de dinero en el enorme mercado de hipotecas estadounidense, otorgando préstamos considerados de alto riesgo a personas con mal historial crediticio.

La crisis crediticia es tan grave que ha provocado la quiebra de grandes organizaciones financieras estadounidenses y europeas y la caída continua de las bolsas de valores de ambas regiones.

Ortega, sin embargo, atribuye esas constantes caídas de las bolsas de valores a motivos divinos más que a errores humanos. En semanas pasadas expresó que la crisis revela el fracaso del capitalismo.

Reconfortado
El gobernante dijo sentirse reconfortado por las oraciones de los evangélicos, especialmente por las del reverendo Félix Tijerino, Presidente de la Iglesia Dios Pentecostal, quien puso su mano sobre la cabeza de Ortega y bendijo su “dormir, su descansar, su despertar, su descendencia”, y luego hizo lo mismo con su esposa, Rosario Murillo.

El gobierno entregó 213 escrituras a 28 denominaciones evangélicas. Entre estas escrituras están notas de solvencias, que son las escrituras pendientes de indemnización.

“Por la voluntad de Dios estamos aquí. Alexis (Argüello) fue campeón por el campeón de campeones, el rey de reyes”, dijo Ortega.