•  |
  •  |
  • END

La última encuesta realizada por la Universidad Centroamericana, UCA, para el Foro Electoral 2008 revela cambios drásticos en la correlación de fuerzas en las que el FSLN podría perder al menos seis cabeceras departamentales. Estos resultados, según Gerardo González, catedrático de la Facultad de Derecho, son sorprendentes porque algunas de esas alcaldías aparentemente habían hecho buenas gestiones.

“Será que las administraciones fueron malas o es que no se está viendo como elecciones municipales”, cuestionó González, quien agregó que se ha dado un fenómeno del transfuguismo y cambios constantes de candidatos desde las cúpulas de los partidos, en claro irrespeto a las decisiones en los municipios.

González señaló, por otro lado, que algunos diputados de la Asamblea Nacional ahora son candidatos, tal es el caso de Eduardo Montealegre y Enrique Quiñónez en Managua, Sadrach Zeledón en Matagalpa, Francisco Valenzuela en Estelí y Leónidas Centeno en Jinotega.

Simpatía es especial
en municipales
Manuel Ortega Hegg, Director del Centro de Análisis Socio-Cultural de la UCA, consideró que las condiciones actuales de las elecciones van en detrimento de la autonomía municipal, pues las discusiones no han girado alrededor de la problemática local de los municipios, que es el objetivo de las elecciones municipales. En cambio, se intenta polarizar y trasladar los resultados a una medición de fuerza de los partidos mayoritarios.

“No se vale extrapolar los resultados municipales para legitimar a una u otra fuerza, menos un cambio de sistema o políticas que generen conflicto porque a la gente no se le ha preguntado”, afirmó Ortega Hegg.

El investigador indicó que en comicios municipales las dinámicas de adhesión del ciudadano son diferentes y el candidato y sus propuestas toman más importancia que el asunto partidario, que es lo que han intentado evitar los partidos.

Auguran alta participación
“Los partidos han sumado un elemento tensionante para la polarización, que es un posible cambio de sistema, entonces el ciudadano dice: ‘Un momento, quiero que me expliquen’, entonces la elección se vuelve tensionante y los problemas locales no se discuten”, afirmó Ortega Hegg.

Pese a ello, según la encuesta, existe en la mayoría de los municipios deseos de participar, y en algunas municipalidades, como en Jinotega, sube un poco más de su participación tradicional, pues tan sólo el 0.8 por ciento no quiso participar en la encuesta, lo que sumado a un tres por ciento de voto nulo y un dos por ciento de voto en blanco, daría un total de abstención inferior al seis por ciento, una cifra bajísima para una elección local.

Para González los partidos están manipulando sus campañas para llevar la polarización a su máxima expresión, pues ya no se busca al alcalde y sus concejales, que es la razón de la elección, sino que llaman a votar en contra de un partido específico o que gane un proyecto político.