Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

La encuesta de intención de votos realizada por la Universidad Centroamericana, UCA, revela que el voto nulo y la abstención oscilan entre el dos y el cuatro por ciento, datos que según la diputada Mónica Baltodano indican que la ciudadanía quiere “la construcción de una fuerza alternativa”.

El municipio de Granada es una de esas muestras a las que se refiere Baltodano. Entre el uno y el tres por ciento de los participantes en la encuesta, cuyo método fue la caja negra, hizo nula o dejó en blanco su boleta.

Los porcentajes de votos nulos, votos blancos y electores que no quisieron participar del ejercicio son altos. En San Carlos es el 18.6 por ciento, en Masaya 17.2 por ciento, en Managua 15.3 por ciento y en León y Rivas el 11 por ciento cada uno. En Estelí el 6.5 no participó, el dos por ciento votó nulo y el uno por ciento dejó en blanco su boleta.

Rechazo, asegura Baltodano
“Ese porcentaje es gente que rechaza más de lo mismo. Eso indica que muchos nicaragüenses ansían la construcción de una fuerza de cambio. Para nosotros eso muestra que hay un potencial de resistencia y cambio”, insiste Baltodano.

Según la diputada, si el Movimiento Renovador Sandinista, MRS, llamara a votar nulo, como hizo la organización que lidera, el Movimiento por el Rescate al Sandinismo, “y se sumasen los excluidos conservadores y todos lo que no queremos más PLC de Arnoldo (Alemán) ni FSLN de (Daniel) Ortega, podemos presentar un fuerza que se constituiría en una expresión de rebeldía que no podría ser desestimada por el poder”.

Baltodano reiteró su desacuerdo con la decisión del ex candidato presidencial Edmundo Jarquín, de apoyar las candidaturas de liberales.