Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

Alegando la existencia de un “estado de violencia institucionalizada a través de la persecución, las amenazas, procedimientos judiciales irregulares y llamados a movimientos sociales para menoscabar la integridad física, sexual, emocional y social de defensoras de los derechos humanos y actores sociales, políticos y diplomáticos”, la Asamblea Legislativa de El Salvador emitió un pronunciamiento condenando al gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega Saavedra.

“... la honorable Asamblea Legislativa de la República de El Salvador no puede quedarse en silencio demostrando tolerancia a la intolerancia, a la persecución y a la violencia institucionalizada”, se lee en uno de los considerandos del pronunciamiento legislativo.

El documento fue aprobado por los diputados salvadoreños a escasos siete días de iniciarse en San Salvador la XVIII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno “Juventud y Desarrollo”.

Cese la persecución
A través del pronunciamiento, los legisladores expresan su “más enérgica condena a estas acciones de impunidad y violencia institucionalizada del gobierno de Nicaragua”; además, hacen “un vehemente llamado al gobierno de Nicaragua para que cese la persecución y los actos arbitrarios”.

También piden la intervención de los mandatarios asistentes a la Cumbre Iberoamericana “para que interpongan sus buenos oficios en el restablecimiento del entendimiento y el diálogo entre gobierno y sociedad nicaragüenses”.

Los legisladores salvadoreños también solicitan a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, continuar con las investigaciones en el caso de Zoilamérica Narváez, para que no quede en la impunidad, haya una pronta y cumplida justicia y haya una efectiva reparación del daño”.

Piden declarar “non grato” a Ortega
Por otra parte, organizaciones feministas de El Salvador demandaron a la Asamblea Legislativa de su país “recomendar al Presidente de la República, declare persona ‘Non Grata’ al Presidente de la República de Nicaragua, Daniel Ortega, por atentar contra la integridad personal y por perseguir a defensoras de derechos humanos, por atentar contra los derechos humanos y por poner en peligro la estabilidad y gobernabilidad de Nicaragua”.

En la demanda, enviada a los miembros de la Junta Directiva de la Asamblea Legislativa, las feministas le recuerdan a los diputados “que sería un mal precedente para El Salvador admitir la visita oficial de un presidente de otro Estado Parte de la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer, sobre cuyas espaldas pesan graves denuncias de violación sexual contra su hijastra”.

Precisamente, al declararlo “non grato”, Ortega no podría asistir a la Cumbre Iberoamericana de San Salvador la próxima semana.