•  |
  •  |
  • END

La dirigente del Movimiento por el Rescate al Sandinismo, Mónica Baltodano, cree que lo más probable es que Montealegre gane en Managua, pero el fraude no le va a ceder la alcaldía, “no hay que creerse eso de que al Frente nadie le quita ese famoso 38 de porcentaje de votos, eso es un prejuicio (...), existen muchos conflictos internos, y cada vez va perdiendo más fuerza, antes era un 42 por ciento fijo, el problema es que el Consejo Supremo Electoral es maquinaria del gobierno”.

En una reunión con todos los coordinadores departamentales del Movimiento por el Rescate al Sandinismo, la dirigencia de este organismo emitió un comunicado en el que desaprueban la decisión del MRS de unirse al PLC, y reafirman su posición de votar nulo, al mismo tiempo condenan los “abusos de poder” del actual gobierno. En la misma actividad se hizo un análisis de los posibles escenarios luego de los comicios del nueve de noviembre.

La oportunidad perdida
Mónica Baltodano, principal dirigente de dicho movimiento, dijo que hasta el momento ninguno de los miembros había expresado afinidad con el apoyo que Edmundo Jarquín y el MRS oficializarán hoy al candidato del PLC, Eduardo Montealegre. “El Rescate es un movimiento independiente del MRS y la decisión que ellos tomaron no responde a nuestros objetivos como oposición (...), no tenemos nada que ver con esa alianza (...)”, añadió.

Para la comandante Baltodano, la oportunidad más grande que tuvo la oposición de luchar contra el pacto fue en 2006, cuando el presidente asumió el cargo con únicamente un 38 por ciento de los votos, “en ese momento una alianza hubiese significado una gran diferencia, ahora esa oportunidad se perdió; Montealegre nunca debió volver al PLC (...)”

En cuanto al voto nulo, la dirigente dijo que seguirán con su campaña y que la intensificarán, expresó una gran confianza en que la gente responderá positivamente al llamado de acudir a las urnas y marcar todas las casillas para anular el voto, “tenemos dos opciones, no ir a votar o votar nulo, lo segundo es mejor porque representa un rechazo al pacto Alemán-Ortega; la diferencia entre no votar y votar nulo, es que el voto nulo, es decir, el nuestro, sí cuenta”

(*) Estudiante de Comunicación Social, UCA.