•  |
  •  |
  • AFP

El gobernante Frente Sandinista (FSLN, izquierda) de Nicaragua intensificó su campaña para las elecciones municipales de noviembre, con la entrega de casas, cocinas de gas y créditos a las familias más pobres, en un intento por restar votos a la oposición.

A dos semanas de los comicios, el presidente Daniel Ortega repartió el fin de semana pequeñas cocinas con sus respectivos tanques de gas a 25 mil familias pobres, de un total de 200 mil  que planea distribuir en sectores necesitados con la ayuda que recibe de Venezuela.

También adjudicó las primeras 409 de más de 900 viviendas del proyecto "Casas para el Pueblo", que el gobierno construye en el norte de la capital con fondos venezolanos para familias pobres que las pagarán de acuerdo a sus recursos.

Las casas, que el presidente valoró en 20.00 dólares cada una, tienen servicios de agua, luz, piso de baldosa y un pequeño jardín.

Más de 1.000 mujeres jefas de familias recibieron este lunes créditos a bajos intereses a través del programa "Usura Cero", que impulsa el gobierno con fondos venezolanos para personas sin trabajo con el fin de que emprendan pequeños negocios o proyectos para sobrevivir.

El programa tiene previsto invertir este año 20 millones de dólares en créditos con intereses del 4 por ciento anual, anunció la primera dama y portavoz del gobierno, Rosario Murillo, durante el acto.

Los actos son presididos por Ortega, miembros de su gabinete y su candidato a alcalde de Managua, el ex tricampeón mundial de boxeo Alexis Argüello, quien promete ayudar a los pobres con gallinas que el gobierno reparte con el programa "Hambre cero", construir más casas y reparar calles.

"Estoy viendo las casas que se necesitan rehacer nuevamente", dice Argüello, durante los recorridos por los barrios pobres, donde las familias más necesitadas no dudan en recoger todas las ofertas de la campaña electoral.

En la caza de votos, los funcionarios llaman a los beneficiados a sufragar por el FSLN en las elecciones del 9 de noviembre, para que los pobres sigan siendo favorecidos por el gobierno sandinista.

Para tener "más casas para el pueblo" todos deben votar "este 9 de noviembre en la casilla del Amor, de la Paz, de las Casas... en la casilla 2" del FSLN, exhortó la directora del Instituto Nicaragüense de la Vivienda, Judith Silva, durante una entrega de inmuebles el viernes.

Ortega, por su lado, ataca en discursos y avisos publicitarios al candidato liberal para la alcaldía de Managua, el ex canciller Eduardo Montealegre, acusándolo de "corrupto".

También tilda a sus opositores y a los medios de comunicación de "oligarcas" que atacan al gobierno porque "no quieren a los pobres", en un intento por convertir las elecciones municipales en una batalla entre pobres y ricos para debilitar a sus rivales, que cierran filas en torno al Partido Liberal Constitucionalista (PLC, derecha).

La propaganda de FSLN adorna los postes de electricidad, edificios públicos y vehículos estatales, mientras los avisos publicitarios llaman a votar por el "poder ciudadano" que propugna Ortega, figura central en la campaña electoral sandinista.

Según Ortega, la asistencia que ha brindado su gobierno en programas sociales asciende a más de 100 millones de dólares.

El PLC acusó la semana pasada al FSLN de violar la ley electoral por instalar propaganda en 40 instituciones del Estado, pero la Fiscalía dijo que necesitaba "evidencias" para indagar tal denuncia.