•  |
  •  |
  • END

El presidente Daniel Ortega dio un giro de 180 grados. Ayer compareció frente a representantes de una buena proporción de Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y los instó a unir esfuerzos con el Estado. No dedicó una palabra a las ONG que están siendo investigadas por la Fiscalía, por el contrario, mandó al Ministerio de Gobernación a “ser más flexible”.

“En estos momentos debemos unir esfuerzos: Estado, Consejos de Poder Ciudadano (CPC) y ONG, todos queremos el bienestar de la gente, de todos los nicaragüenses sin distingo de ideología política”, dijo el mandatario.

Representantes de ONG de todo el país llegaron a la Casa de los Pueblos invitados por Ortega, quien, extrañamente comedido, aseguró que su Gobierno debía ir “de la mano de las ONG por el beneficio de nuestro pueblo”. Sin embargo, minutos después de terminado el acto la ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales, aseguró que las tres ONG que están siendo investigadas por la Fiscalía son las “únicas” que tiene problemas.


Las discrecionalidades de Jaentschke
El viceministro de Relaciones Exteriores, Valdrack Jaentschke, no se puso a tono con el discurso del mandatario y aseguró que “hay enormes discrecionalidades en ámbitos de ingresos” de algunas ONG, según el reporte de este ministerio. Ortega, por su parte, criticó las condicionalidades de los gobiernos donantes a cambio de la cooperación.

El Gobierno está elaborando un Manual Único de Procedimientos a la Ley 147 que, aseguró Ortega, será consultado con los ONG. “Nosotros no les vamos a imponer”, afirmó el mandatario, cuya administración ha sido instada por la Unión Europea y el Departamento de Estado de Estados Unidos a “no acosar a las ONG”.

Por la noche, el presidente entregó tres mil 500 computadoras portátiles, diseñadas para niños de seis a 12 años, las que serán enviadas a 200 escuelas públicas de todo el país. La entrega es parte de un convenio entre la empresa Enitel-Claro y el Gobierno.