Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

Un grupo de personalidades españolas que colaboraron muy de cerca con el gobierno sandinista de los años 80, demandó al presidente de la República, Daniel Ortega “cese la represión” contra las Organizaciones No Gubernamentales, y en particular, contra los movimientos feministas.

A través de una “carta abierta”, los internacionalistas españoles –como se les conoció en la década de los 80-, exigieron a Ortega ordenar el cese inmediato de la persecución política de aquellas personalidades y representantes de ONG que opinan distinto del gobierno de turno.


Deriva autoritaria
En la misiva, los colaboradores critican severamente la administración de Ortega, al punto que ven en él a un “presidente incapaz de entender que la libertad es también para quienes piensan distinto”.

“Nos dirigimos a usted y a la dirección del FSLN, en calidad de mujeres y hombres militantes en la solidaridad con Nicaragua desde hace tres décadas, sandinistas de corazón y de convicciones, para expresarle nuestra más profunda preocupación por la deriva autoritaria de su gobierno, alejado cada día más de los nobles ideales libertarios del general Sandino”, se lee en parte de la carta enviada a Ortega.


Cultura excluyente
También acusan al mandatario nicaragüense de impulsar, a través de sus discursos, “una política propia de una cultura excluyente, consistente en perseguir a personas y organizaciones sociales y políticas que se atreven a criticar políticas concretas de su gobierno”.

Además, señalan al gobierno de recurrir a las amenazas, al chantaje y a las injurias para perjudicar a quienes le adversan.

“El periódico El 19, voz oficial de su partido, constituye hoy un espacio de agitación y propaganda propio de quienes han perdido el sentido de la proporción y actúan viendo enemigos en quienes desde hace muchos años ejercen la solidaridad con el pueblo de Nicaragua, apoyando a muchas de sus organizaciones y a las comunidades más pobres”, señalan los firmantes de la carta.


Repudian pacto con Alemán y Obando
En la misiva, los españoles también critican el pacto entre Ortega y el reo Arnoldo Alemán, condenado a 20 años de prisión por varios delitos, entre ellos fraude, peculado, malversación de caudales públicos y lavado de dinero.

Advierten a Ortega que “su política encuentra cada vez mayores rechazos en el campo de la izquierda social y política en América Latina y en Europa, multiplicándose las protestas y las críticas. Los vetos a su presencia en algunos países por parte de colectivos feministas, las reservas cada vez más serias de partidos del Foro de Sao Paulo, los rechazos de muchos movimientos sociales, son expresión de su progresivo aislamiento”.