• San José, Costa Rica |
  • |
  • |
  • EFE

Luis Guillermo Solís, de 53 años, ha dedicado 30 años de su vida a la enseñanza y, con alguna experiencia política, presentó su candidatura por el Partido Acción Ciudadana (PAC) con el objetivo de acabar con el "desgobierno" del Partido Liberación Nacional (PLN) y fortalecer el Estado en Costa Rica.

Aunque es poco conocido en el ámbito político, Solís sí tiene experiencia como jefe de gabinete de la Cancillería en el primer Gobierno de Óscar Arias (1986 y 1990) y como embajador para Asuntos Centroamericanos y director de política exterior del Gobierno de Jose María Figueres Olsen (1994-1998), ambos del PLN.

Renunció al PLN el 16 de enero del 2005 después de denunciar graves irregularidades en las elecciones internas de ese partido, se unió al PAC en el 2009 y para el proceso electoral en curso presentó su candidatura presidencial.

Solís es profesor universitario de historia y ciencias políticas en la estatal Universidad de Costa Rica, cualidad que se ha reflejado en los debates, donde ha hablado con claridad y elocuencia.

Entre el 2004 y el 2008 trabajó como coordinador de investigación de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) en su Secretaría General, y ha escrito 10 libros sobre ciencias políticas.

Estudió historia en la Universidad de Costa Rica y tiene una maestría en Ciencias Políticas y Sociología en la Universidad de Tulane, en Estados Unidos.

Vive en San José con su mujer Mercedes Peñas, y tiene seis hijos Mónica, Cristina, Beatriz, Diego, Ignacio e Inés.

Menos críticas

Solís es el candidato que menos críticas ha recibido por parte de los rivales políticos, pero sí ha atacado con fuerza el "desgobierno" de los últimos 8 años del PLN con Óscar Arias (2006-2010) y Laura Chinchilla (2010-2014).

"La República atraviesa por horas difíciles. Hemos tenido ocho años de desgobierno. En este periodo ha crecido la desigualdad, el desempleo, la corrupción y la ineficiencia de la gestión pública", ha declarado Solís.

Solís prometió erradicar la pobreza extrema, que alcanza alrededor del 6 % de la población, mediante una política para la generación de empleos y la articulación de diversos programas sociales que se encuentran "dispersos" y que fallan en su objetivo.

Para obtener más recursos, el economista Solís dijo que una reforma fiscal es "una necesidad" para distribuir mejor la riqueza y ante el déficit del 5,4 % del producto interno bruto (PIB) con el que cerró el 2013.

La propuesta del PAC indica que en los dos primeros años buscará ganarse la confianza de la población mediante un esfuerzo en la recaudación y una revisión de las exenciones fiscales.

Luego, presentará reformas para transformar el impuesto de ventas en uno de valor agregado para modernizar y facilitar su recaudación, así como para implementar los impuestos de renta mundial y renta global a bienes suntuarios y a bienes de capital.

Atacar la corrupción

Solís, quien afirma tener el mejor equipo para gobernar, pretende atacar con fuerza la corrupción dentro de la función pública y fortalecer el Estado, especialmente instituciones como el Ministerio de Obras Públicas y la Caja Costarricense del Seguro Social.

Se ha mostrado en contra de abrir a la competencia el mercado eléctrico en manos del estatal Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), y ha dicho que es posible revisar algunos contratos de concesión de obra pública firmados con empresas privadas.

El candidato del PAC, que marcha de cuarto en las encuestas, criticó el "populismo" del derechista Movimiento Libertario y su candidato Otto Guevara y los extremismos de otros partidos que, a su juicio, "no tienen equipo" para gobernar.

El PAC ha sido la principal fuerza de oposición en Costa Rica durante los últimos tres mandatos y estuvo cerca de alcanzar la presidencia en el 2006, cuando el entonces candidato Ottón Solís perdió los comicios con Óscar Arias por un margen apenas superior al 1 %.