•   Tegucigalpa  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, instó ayer a los operadores de justicia a ser “implacables” contra la corrupción y el narcotráfico, y reafirmó su compromiso de frenar la violencia en ese país centroamericano.

“Pido a los operadores de justicia que por favor procedan y sean implacables para que hagan justicia, particularmente en estos casos de corrupción y en estos casos que tienen que ver con la droga”, subrayó Hernández a periodistas.

La droga que pasa por Honduras “es sinónimo de muerte”, dijo el gobernante, quien señaló que hará lo que tenga que hacer para “proteger la vida de los hondureños”.

Por Honduras transita al menos el 80% de la droga, en especial de cocaína, que llega a México desde Suramérica con destino a Estados Unidos, según autoridades de este país.

Hernández también criticó que, en muchas ocasiones, las fuerzas de seguridad capturan personas con drogas y los operadores de justicia los ponen en libertad.

“No es posible que se haya apresado a individuos en Lempira (occidente de Honduras) hace algunos meses, los dejen salir, y vuelven a hacer lo mismo”, dijo el gobernante al referirse sobre el tráfico de 3,000 plantas de marihuana y armas, incautadas el viernes pasado al hondureño Jester Miranda y al colombiano Rubén Pinilla.

 

Caso Pinilla

Según un comunicado de la Secretaría de Seguridad, Pinilla fue detenido el 25 de julio de 2013, por traficar drogas en el territorio hondureño, pero fue puesto en libertad el 31 de ese mismo mes.