•  |
  •  |
  • END

¡Cambia, todo cambia!, reza el coro de una canción de la argentina Mercedes Sosa. Eso parece haberles pasado a los liberales, pues el presupuesto a las universidades y la autonomía universitaria que antes atacaron, hoy los defienden con vehemencia.

El primer secretario del Parlamento y primer vicepresidente del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Wilfredo Navarro, dijo que su partido no permitirá, por ningún motivo y bajo ninguna circunstancia, que a la Universidad Centroamericana, UCA, se le suspenda la partida presupuestaria que, conforme a la Constitución Política, le corresponde del seis por ciento del Presupuesto General de la República.

Navarro dijo que si los dirigentes de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua, UNEN, insisten en que a la UCA se le retire la parte que le corresponde del seis por ciento constitucional del presupuesto, los diputados liberales exigirán a UNEN rendir cuentas del dinero que reciben de este seis por ciento como parte de la comunidad universitaria.

Navarro acusó a la UNEN de “pertenecer a las estructuras político-partidarias del Frente Sandinista”; además, fustigó a las universidades públicas en las cuales considera que se otorgan las becas a los estudiantes por simpatía hacia el FSLN y no por excelencia académica.

Habla Telémaco
El presidente del Consejo Nacional de Universidades, CNU, ingeniero Telémaco Talavera, lamentó ayer los hechos ocurridos en la Universidad Centroamericana, UCA, donde dos miembros del CNU encabezaron las agresiones para tomarse ese recinto universitario.

Sin embargo, Talavera dijo desconocer los detalles sobre los acontecimientos y aclaró que aún no puede emitir una posición oficial de los miembros del CNU, porque no se han reunido para discutir el caso.

“Los miembros del CNU estamos pendientes de analizar ese tema, y mientras no lo hagamos, no podemos especular sobre los hechos y sobre quiénes participaron”, dijo Telémaco.

Talavera considera que las universidades deben de ser instituciones apolíticas y que ni las autoridades ni los estudiantes deben enfrentarse.

“No estoy de acuerdo con que las universidades se conviertan en campos de batallas”, dijo el Presidente del CNU.