Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

Bajo serios cuestionamientos y casi por unanimidad fue aprobada ayer la reforma presupuestaria mediante la cual se otorgó al Consejo Supremo Electoral, CSE, 70 millones de córdobas extra para garantizar la calidad de los comicios municipales del próximo nueve de noviembre.

Las dudas sobre si el Poder Electoral merecía o no más recursos financieros salieron de todas partes. Los diputados del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, consideran que el incremento en el costo de las elecciones municipales desde el año 2000 a la fecha es demasiado; los legisladores del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, creen que el informe del CSE sobre los rubros a costear con el dinero asignado no es muy claro.

En toda la votación, los diputados del MRS, los independientes Salvador Talavera y Mario Valle, así como el diputado de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, Carlos Langrand, se opusieron.

En todo caso, los 70 millones aprobados serán utilizados por el CSE para cubrir gastos personales, principalmente salarios, hasta por 9 millones 231 mil 625 córdobas; gastos no personales, 40 millones 648 mil 375 córdobas, y en materiales y suministros, 20 millones 120 mil córdobas.


Instan, pero no ordenan
Tímidamente los diputados liberales propusieron un artículo nuevo en el que “instan” al Consejo Supremo Electoral a otorgar las credenciales a los observadores nacionales e internacionales. Por supuesto, todo el discurso para exigir al Poder Electoral que acredite a los observadores se quedó en palabras.

El primer secretario del Parlamento, Wilfredo Navarro, promovió el nuevo artículo, sin embargo, reconoció que no tiene ninguna fuerza obligatoria para el CSE, “porque ningún Poder del Estado puede obligar a otro a hacer algo”. En iguales términos se refirió el diputado del FSLN Wálmaro Gutiérrez.

No obstante, el presidente del CSE, Roberto Rivas Reyes, comenzó a hablar de lo innecesario de la observación electoral, sólo después de que el presidente de la República, Daniel Ortega, se refiriera al tema; hasta el momento nadie ha tomado esto como una intromisión del Ejecutivo en los asuntos del Poder Electoral.


Núñez ausente
El presidente del Poder Legislativo, René Núñez Téllez, no asistió a la sesión de ayer. Ante las especulaciones sobre su supuesto grave estado de salud, se conoció que se encuentra hospitalizado, pero el primer secretario, Wilfredo Navarro, confirmó que la ausencia se debió a que Téllez debía realizarse unos exámenes médicos.

Navarro desconoce si Téllez está hospitalizado por cosas más graves, “pero lo que me dijo a mí el jefe de bancada del Frente Sandinista, Edwin Castro, es que René debía hacerse una serie de exámenes médicos”.