•  |
  •  |
  • END

Agencia Cimac y cables

Las muestras de repudio de grupos feministas centroamericanas al gobierno de Daniel Ortega se extendieron ayer a México, donde un grupo de mujeres, en representación de más de 50 organizaciones de la sociedad civil de América Latina y del Caribe clausuró, de manera simbólica, la Embajada de Nicaragua en ese país con la petición de “alto a la represión.

“Las mujeres en Nicaragua quieren libertad”, manifestaron en una voz las feministas ante “las arbitrariedades que está cometiendo el gobierno de ese país en contra de luchadoras sociales”, señaló durante el mitin Pilar Muriedas, Directora de la asociación civil Salud Integral para la Mujer (Sipam).

La activista expresó que las feministas latinoamericanas se encuentran a la espera de que el mandatario nicaragüense reaccione ante esta demanda internacional y permita la libre expresión de las ideas en su país.


En El Salvador
Ayer mismo, representantes de organismos feministas de El Salvador protestaron en una plaza pública de la capital contra la violencia hacia las mujeres y se declararon en contra de la presencia en el país del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, que participa en la Cumbre Iberoamericana.

Ima Guirola, de la Asociación de Desarrollo de la Mujer, dijo que se oponen a la presencia de Ortega por considerarlo que “es un violador de los derechos de la mujer y porque ha ejercido violencia contra la mujer”.

Según la periodista mexicana de la agencia Cimac, Guadalupe Cruz Jaimes, al citar a la lideresa Pilar Muriedad, el repudio al “hostigamiento generalizado” que viven mujeres feministas en Nicaragua se hizo extensivo a Costa Rica, Honduras y Panamá.

Según Marusia López, otra líder feminista mexicana, el gobierno de Daniel Ortega ha respondido a las acciones de protesta de las feministas en Nicaragua y en Latinoamérica con “una ofensiva campaña mediática”, en la que acusa a las feministas y organizaciones promotoras de los derechos de las mujeres de estar a favor del imperialismo estadounidense y en contra del modelo revolucionario de dicho país.


En Panamá
En Panamá, otro grupo de feministas protestó a través de una carta que se entregó en la embajada nicaragüense en ese país en la que respaldan los actos realizados por las feministas salvadoreñas con motivo de la anunciada llegada de Ortega a la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado.

La jefa de la Alianza de Mujeres de Panamá, Haydée Méndez, dijo que Ortega está reprimiendo a las mujeres “por medios judiciales y físicos”.

“Las embajadas de Nicaragua están actuando igual que Ortega: silenciando las voces de protesta y la libertad de expresión”, agregó Méndez.