•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La oposición nicaragüense advirtió este jueves al gobierno del presidente, Daniel Ortega, que la constitución prohíbe instalar bases militares extranjeras en este país centroamericano, ante los supuestos planes de Rusia de aumentar su presencia militar en Nicaragua, Venezuela y Cuba.

La constitución nicaragüense "prohíbe el establecimiento de bases militares extranjeras en el territorio nacional" y esto "es categórico", subrayó el vicepresidente del parlamento, el diputado Wilfredo Navarro, del opositor Partido Liberal Constitucionalista (PLC, derecha) a medios locales.

Lo único que puede hacer Nicaragua es "autorizar el tránsito o estacionamiento de naves, aeronaves, maquinarias y personal militar extranjero para fines humanitarios, de adiestramiento, instrucción e intercambio, siempre que sean solicitadas por el presidente y ratificadas" por el Congreso, añadió el legislador.

El ministro de Defensa de Rusia, Sergei Shoigu, dijo el miércoles a la agencia noticiosa RIA Novosti, que su país planea ampliar su presencia militar en varios países, incluyendo a Venezuela, Cuba y Nicaragua.

De acuerdo con Shoigu, Rusia, negocia con los gobiernos de estos países la posibilidad de colocar "equipos de mantenimiento", principalmente para abastecer de combustible a los aviones militares rusos que cumplen misiones internacionales.

El gobierno de Ortega se abstuvo este jueves de confirmar o rechazar la veracidad del anuncio ruso, que fue publicado por la prensa local y que ha causado revuelo en sectores de oposición del país.

Esta información "causa preocupación", coincidió el diputado del opositor Partido Liberal independiente (PLI, derecha), Eliseo Núñez, quien dijo que no ve con buenos ojos que Nicaragua tenga alianzas militares con Rusia.

"Crear una base militar en un país pequeño como el nuestro que quiere entrar en una cultura de paz me parece que no ayudaría a instaurar una paz duradera y estable" en Nicaragua, expresó por su lado el obispo de la norteña región de Matagalpa, Rolando Alvarez.

Ortega es un antiguo aliado político de Moscú desde la Revolución que su partido, el izquierdista Frente Sandinista, dirigió en Nicaragua de 1979 a 1990.

Tras su retorno al poder en 2007, Ortega reactivó los lazos con los rusos mediante proyectos de cooperación que se centraron inicialmente en el campo económico con donaciones de granos y autobuses y luego en el militar.

Uno de ellos fue la firma, en 2012, de un acuerdo de cooperación entre Nicaragua y Rusia para combatir el narcotráfico, que contempla asistencia técnica, intercambio de información operaciones coordinadas conjuntas, entre otros convenios.