elnuevodiario.com.ni
  •   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El oficialista Johnny Araya anunció este miércoles su renuncia a disputar la presidencia de Costa Rica en el balotaje del 6 de abril, ante la popularidad arrolladora de su rival Luis Guillermo Solís, en una decisión inédita en este país de reconocida estabilidad democrática.

"Con firmeza hago saber mi decisión de concluir hoy esta campaña por la presidencia de la República", dijo Araya, del gobernante Partido Liberación Nacional (PLN), en una abarrotada conferencia de prensa, junto a su esposa y equipo de campaña, en un hotel de la capital, hasta donde lo acompañaron grupos de seguidores.

El candidato renuncia a la campaña, pero la segunda vuelta se celebrará como está previsto, debido a que la Constitución establece que "no pueden renunciar a la candidatura para la Presidencia y Vicepresidencia los ciudadanos incluidos en una nómina ya inscrita", ni en primera ni en segunda ronda.

"La prudencia aconseja no gastar millones en propaganda, reuniones y movilizaciones, acatamos las normas constitucionales aplicables, pero me abstendré de cualquier actividad electoral. El proceso continuará hasta el 6 de abril como constitucionalmente está definido", aclaró el oficialista.

Araya, ex alcalde capitalino de 56 años, anunció su decisión pocas horas después de la publicación de una encuesta que le dio un 20,9% de las intenciones de voto frente a 64,4% para Solís, del Partido Acción Ciudadana (centro).

"La sensatez indica ahora más que nunca que hay que sopesar los elementos de la realidad y actuar (...). La campaña hacia la segunda ronda se presenta muy difícil y llena de obstáculos", afirmó Araya, al leer su carta de renuncia, que calificó como un "trance difícil".

La encuesta de este miércoles fue la primera publicada tras los comicios del pasado 2 de febrero, cuando Solís obtuvo un 31% de los votos, menos de un punto sobre Araya, de 56 años.

La decisión de Araya no modifica jurídicamente el proceso electoral. A la segunda ronda, a la que están convocados unos tres millones de los 4,5 millones de costarricense, los electores tendrán en las urnas las papeletas con los dos candidatos.

Vertiginoso ascenso opositor

Vehículos con banderas de Costa Rica y del PAC recorrían varios puntos de la capital costarricense, mientras que seguidores de Solís se concentraban en sus centros de campaña, cantando y coreando vivas a su candidato.

Araya arrastró el desgaste de dos gobiernos consecutivos del PLN, sobre todo de la gestión de Laura Chinchilla, criticado por escándalos de corrupción y el manejo de la economía, que cerró 2013 con un déficit fiscal de 5,4% y una deuda pública de 50% del Producto Interno Bruto (PIB).

Solís, de 55 años, historiador, académico con experiencia diplomática, canceló a última hora un viajar que emprendería este miércoles a Washington para participar en un conversatorio, y permanece en su residencia, en el este de San José, abarrotada de simpatizantes.

El aspirante del PAC, que anunció que dará una conferencia de prensa a las 21H00 GMT, había dicho más temprano sobre los resultados del sondeo elaborado por Universidad de Cota Rica, la más importante del país: "Los tomo con mucha serenidad. Mi satisfacción es muy medida".

Poco conocido en el país cuando inició la campaña política en octubre pasado, Solís ascendió vertiginosamente en dos semanas, superando también al candidato de izquierda, José María Villalta, a quien todas los sondeos daban como el más seguro rival de Araya en una segunda vuelta.

Solís llevará el PAC, fundado hace trece años, por primera vez al poder, luego de tres intentos fallidos en los que tuvo como candidato a su fundador y líder, Ottón Solís.

La renuncia de Araya asesta un aparatoso golpe al PLN, partido socialdemócrata que giró a la derecha y que ha tenido la mayor gravitación en la política costarricense en los últimos 60 años.

A Solís, que debe asumir el 8 de mayo para un periodo de cuatro años, le tocará un Congreso (57 curules) variopinto, electo en las elecciones del 2 de febrero: 18 diputados del PLN, 13 del PAC, nueve del izquidista Frente Amplio, ocho del conservador Partido Unidad Social Cristiana, cuatro del Movimiento Libertario (derecha) y el resto de agrupaciones minoritarias.