•  |
  •  |
  • END

La crisis institucional entre los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial amenaza con recrudecerse luego que ayer los jefes de las cuatro bancadas opositoras en el Parlamento nicaragüense analizaron la posibilidad de invocar la Carta Democrática Interamericana, aprobada por la Organización de Estados Americanos, OEA para dirimir el conflicto institucional ocasionado por la derogación de los Consejos del Poder Ciudadano, CPC.

Sin embargo, antes de invocar la Carta Democrática --de la cual Nicaragua es signatario-- la oposición decidió realizar algunas medidas de presión sobre el presidente de la República, Daniel Ortega, entre ellas no aprobar la Ley de Presupuesto para el próximo año o, en su defecto, modificarlo totalmente, e incluso eliminar algunas partidas o programas de interés para el gobierno, como el programa “Hambre Cero”.

Ahora son cuatro bancadas

La jefa de la Bancada por la Unidad, Jamileth Bonilla, dijo que la invocación de la Carta Democrática será la última instancia a la que acudirán para obligar a Ortega y a los magistrados sandinistas de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, a que respeten las decisiones del Poder Legislativo.

Después de una extensa reunión en la sede del Poder Legislativo, los jefes de bancada del Partido Liberal Constitucionalista, PLC; la Alianza Liberal Nicaragüense-Partido Conservador, ALN-PC; Movimiento Renovador Sandinista, MRS, y de la recién creada Bancada por la Unidad, decidieron tomar algunas medidas para obligar al presidente de la República, Daniel Ortega, a acatar lo dispuesto en la Ley 630, mediante la cual se derogaron los CPC.

Otras medidas

Por su parte, el primer secretario del Parlamento y diputado del PLC, Wilfredo Navarro, dijo que otra medida de presión acordada es la posibilidad de desaforar a los magistrados sandinistas del Poder Judicial para enjuciarlos por delitos que aún están bajo consideración de los diputados.

Al igual que Bonilla, Navarro no descartó suspender definitivamente la discusión y aprobación del presupuesto para el próximo año. No obstante, si deciden aprobar el presupuesto, señaló que le harán modificaciones sustanciales.

Comienza ronda de visitas

De momento, Bonilla y Navarro anunciaron una serie de visitas a los mandos de la Policía Nacional y del Ejército de Nicaragua, a fin de conocer sus opiniones en torno a supuestas amenazas del presidente Daniel Ortega, de militarizar el país, ante un eventual golpe de Estado por parte del mandatario para disolver los demás poderes.

Además, los legisladores recurrirán ante la Corte Plena para pedir la anulación de la sentencia de la Sala Constitucional, mediante la cual, seis magistrados sandinistas mantienen vigentes los CPC, pese a la publicación de la Ley 630 que los derogó.
Los 52 diputados aún mantienen abierta la posibilidad de destituir al presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez,
pero para ello necesitan retomar la autoconvocatoria para una sesión de emergencia.

Recurrir a la CIDH

El jefe de la bancada del MRS, Enrique Sáenz, propuso también recurrir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, CIDH.

No obstante, aún no deciden concretamente el orden de los pasos a seguir. Para hoy está prevista otra reunión con los jefes de bancada, los cinco miembros de la junta directiva que pertenecen a las bancadas de oposición y los presidentes de las diferentes comisiones legislativas para tomar acordar los pasos a seguir.

Lo único concreto, de momento, es la visita a los mandos de la Policía y del Ejército de Nicaragua, respectivamente.