Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

Al menos en 35 municipios del país podrían presentarse “maniobras jurídicas” para inclinar la balanza a favor de cualquiera de los dos partidos políticos mayoritarios, el Frente Sandinista, FSLN, y el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, en los comicios del próximo nueve de noviembre, dado que la diferencia entre uno y otro, es menor de 500 votos, equivalente al 7 por ciento de los sufragios válidos.

Según un estudio realizado por el Instituto para el Desarrollo y la Democracia, Ipade, en algunos municipios la diferencia electoral entre el partido del primero y segundo lugar, respectivamente, no supera los 5 votos, lo que para el director ejecutivo de este organismo, Mauricio Zúñiga, podría traducirse en “maniobras legales” como la anulación de actas de escrutinio, bajo cualquier pretexto, para favorecer al partido que se sienta ganador.

Aunque Zúñiga no quiso hablar de “impugnaciones masivas”, tampoco descartó esa posibilidad, sobre todo en municipios como El Rosario, Carazo, donde el FSLN supera al PLC -ahora en alianza con el Movimiento “Vamos con Eduardo”-, por apenas dos votos. “Esto augura que, de polarizarse más las elecciones, habrá una lucha muy dura”, expresó Zúñiga.

Las tentaciones
Pese a que en otras localidades la diferencia es de hasta 200 y más votos, Zúñiga no descarta la “tentación de los partidos políticos a maniobrar” para cambiar los resultados, sobre todo, a través de la anulación de actas de escrutinio.

En caso de inconformidades en los resultados, Zúñiga llamó a los fiscales de los partidos políticos a ser responsables, y por ello el representante de Ipade se inclina a favor de los recuentos de votos, antes de tomar “una decisión equivocada” que ponga en riesgo la credibilidad y transparencia del proceso electoral.

Para Zúñiga, sería contraproducente que se viesen multiplicadas situaciones como la de Granada durante las elecciones municipales de 2004, donde mediante la anulación del acta de escrutinio de la Junta Receptora de Votos, JRV, 8060, en una “forma no muy transparente”, cambió el resultado favoreciendo al candidato del Frente Sandinista, en una plaza que tradicionalmente era del Partido Conservador.