•   San Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La autoridad electoral de El Salvador le entregó ayer al excomandante guerrillero Salvador Sánchez Cerén la credencial como presidente electo para el próximo mandato de cinco años, tras ganar los comicios del pasado 9 de marzo.

El Tribunal Supremo Electoral, TSE, también le entregó a Oscar Ortiz la credencial como vicepresidente electo, en un acto celebrado en el Centro Internacional de Ferias y Convenciones de San Salvador ante varias autoridades, entre ellas el presidente, Mauricio Funes.

Escrutinio firme

El TSE entregó las credenciales después de que el 16 de marzo declarara en firme el escrutinio definitivo y proclamara a Sánchez Cerén como presidente electo, y de que el pasado día 21 rechazara un recurso de nulidad de los comicios presentado por el partido opositor, Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha).

El presidente del TSE, Eugenio Chicas, subrayó en su discurso que con ese acto culminó el proceso electoral, que fue “transparente, legal y, sobre todo, legítimo”, lo cual, dijo, fue reconocido por “muchos observadores internacionales”.

“Se ha actuado conforme a derecho”, aseveró Chicas, quien afirmó que “El Salvador es referente de los procesos electorales en América Latina” por su “transparencia”.

“Limpio”

Por su parte, Sánchez Cerén reafirmó ante la prensa que el proceso fue “limpio” y que el TSE actuó “de una manera transparente y responsable”, y recalcó que se está “profundizando la democracia y construyendo una sociedad avanzada” en El Salvador.

Sánchez Ceren, quien el 1 de junio pasará de vicepresidente a presidente de El Salvador para el periodo 2014-2019, ganó el 9 de marzo la segunda vuelta de las elecciones presidenciales como candidato del oficialista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda).