•  |
  •  |
  • AFP

Durante meses de campaña Luis Guillermo Solís fue el candidato del “margen de error” en las encuestas. Hoy, este historiador de 55 años camina hacia la Presidencia de Costa Rica, tras un crecimiento vertiginoso que llevó a su contendor a tirar la toalla para los comicios del domingo.

Hijo de un pequeño industrial del calzado y una educadora, Solís pasó del anonimato a encabezar un movimiento que busca desplazar la política tradicional del país, ejercida durante décadas por el gobernante Partido Liberación Nacional, PLN, y otra agrupación política.

Antes de su postulación por el opositor Partido Acción Ciudadana, PAC, (centro), en julio de 2013, era conocido únicamente por estrechos círculos académicos.

Sereno y de sonrisa fácil, Solís tiene un discurso convincente que le permite recoger adeptos a su paso; pero su mayor atractivo, según sus seguidores, es la calidez en el trato personal.

Emprendió su carrera hacia la Presidencia ganando ajustadamente la convención del PAC para postularse a candidato, pese a que los sondeos no le daban ninguna posibilidad.

Ya como aspirante presidencial aparecía en las encuestas para las elecciones del pasado 2 de febrero, con porcentajes dentro del margen de error, entre 2.5 y 3%.

Sorpresa

Pero sorpresivamente ganó con 30.6% de los votos entre los 13 candidatos, mientras que el favorito, Johnny Araya, del PLN, quedó en segundo lugar con 29.7%. Ninguno obtuvo el mínimo del 40%, lo que obliga al balotaje.

Una encuesta de la UCR divulgada el 5 de marzo reveló que, para la segunda vuelta, Solís aventajaba a Araya por 43 puntos: 64.4% frente a 20.9%. Ese día, el oficialista anunció su retiro de la campaña, aunque la Constitución prohíbe la renuncia a una candidatura presidencial, una vez inscrito.

Académico

Solís ha dedicado la mayor parte de su vida profesional a la academia, como profesor e investigador. Simultáneamente ha estado ligado a la actividad política; primero en el PLN, del que llegó a ser secretario general, y desde hace nueve años en el PAC.

Entre 1986 y 1990 fue jefe de gabinete de la Cancillería, desde donde trabajó en el diseño e impulso del Plan de Paz para Centroamérica, que en 1987 le valió el Premio Nobel al expresidente Óscar Arias.

En 2005, Solís renuncia a la militancia en el PLN y publica una carta en la que afirma que lo hace porque ese partido fue tomado por la corrupción.

“Un partido puede perder el rumbo, pero no el alma”, escribió en su misiva poco antes de unirse al PAC.

Planteamientos

Coherente con esa postura, Solís ha puesto la lucha contra la corrupción en el centro de su programa, el cual plantea además la urgente tarea de combatir la creciente desigualdad social.

Para ello “la educación pública de calidad, la existencia de un sistema de seguridad social que garantice buenos servicios de salud y un régimen de pensiones sólido, así como el apoyo al productor nacional, son tareas de primer orden”, afirmó el candidato en entrevista con la AFP.

Su principal afición es la lectura, un hábito respecto del cual se declara “promiscuo y voraz”.

También le gusta la música y la agricultura. “En mis ratos libres, de los que ya casi no me quedan, me voy a una pequeña finca familiar (en las afueras de San José), donde vive mi padre, y allí disfruto sembrando hortalizas, flores, arreglando una cerca”, relató a la AFP.

 

Políticas que generan más violencia, paso a paso

Luis Guillermo Solís se enfrentará en las urnas a Johnny Araya, en la segunda vuelta electoral a realizarse mañana. Su rival, aunque decidió retirarse de la campaña.

 

ESTUDIOS

El candidato Luis Guillermo Solís tiene una licenciatura en Historia, de la Universidad de Costa Rica, y una maestría en Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad de Tulane, de Estados Unidos.

 

TRAYECTORIA

Fue investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), director del Programa de Estudios Políticos Centroamericanos y director regional de la Secretaría General Iberoamericana (Segib).

 

DE SU VIDA

Solís convive con la española Mercedes Peña, con quien tiene una hija de 7 años. Frutos de un anterior matrimonio son otros cinco hijos, la mayoría profesionales o estudiantes universitarios avanzados.

 

30.6

Porciento de los votos obtuvoLuis Guillermos Solís en la primera vuelta electoral.