•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El asesor presidencial para asuntos económicos, Bayardo Arce Castaño, dejó entrever este viernes que el presidente Daniel Ortega no iría a Costa Rica debido a que el nuevo mandatario costarricense, Luis Guillermo Solís, no vendrá a Nicaragua.

El alto funcionario del Gobierno fue consultado ayer por periodistas, sobre las relaciones comerciales entre Costa Rica y Nicaragua, mientras asistía a la inauguración de la Feria Internacional de Turismo, Fenitur, en un hotel de Managua, y desde ahí señaló la posible decisión de Ortega.

“Independientemente de que el nuevo presidente (Solís) ha decido seguir el mismo camino de la señora (Laura) Chinchilla, eso no va a afectar ni en la hermandad entre los ticos y los nicaragüenses ni en las actividades económicas y comerciales, solo que no vendrá el presidente de Costa Rica aquí, y posiblemente no vaya el nuestro allá, pero de todas maneras nos seguiremos encontrando en el Sica y en todos los organismos internacionales”, dijo Arce.

Falla de Solís

Arce dijo que esperaba que el nuevo mandatario Solís tuviera una posición más inteligente respecto a su relación con Nicaragua, puesto que es un académico de altura que viene de las universidades.

“Creo que afortunadamente el sector empresarial centroamericano es más inteligente a veces que sus gobiernos, y más prácticos”, dijo Arce Castaño después de ser consultado sobre si la posición del mandatario Solís incidirá en el intercambio comercial.

“Pese a toda la política inamistosa que tuvo hasta ahora la presidenta (Laura) Chinchilla, el intercambio económico y comercial, las inversiones de Costa Rica en Nicaragua y de Nicaragua en Costa Rica han seguido creciendo, y yo creo que esa va seguir siendo la tónica”, manifestó Arce.

No hay que envenenar el ambiente

Por su lado el diputado sandinista Jacinto Suárez, presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional, dijo ayer que no es conveniente estar en un “dime que te diré con Costa Rica”, porque ambos países están sometidos al imperio de la ley en la Corte Internacional de Justicia, CIJ, y no hay necesidad de “estar envenenando el ambiente”.

Señaló que no ve por qué deben romperse las relaciones entre los presidentes de la región, y ejemplificó que El Salvador y Honduras a pesar de haber vivido una guerra y tener un fallo en La Haya, los presidentes de ambas naciones se reunieron y hablaron. “No veo entonces por qué tengan que romperse las relaciones entre los presidentes”, dijo.

Agregó que el único país que se ha sentido “incómodo” en la región ha sido Costa Rica, porque no se ha querido integrar plenamente a la comunidad. “Ya esa es una política de Estado que desgraciadamente no le vemos ningún porvenir”, finalizó.

 

"No es conveniente estar en un dime que te diré con Costa Rica".

Jacinto Suárez.

DIPUTADO