•  |
  •  |
  • END

GRANADA
En presencia de cuatro de los cinco candidatos a alcalde por el municipio de Granada, el obispo de esta Diócesis, monseñor Bernardo Hombach, pidió a Dios por el desarrollo pacífico de las elecciones de este domingo e instó a los líderes políticos a preservar la calma entre sus simpatizantes.

Durante una misa oficiada el jueves por la noche, Hombach manifestó a los candidatos a alcaldes, vicealcaldes, concejales y resto de granadinos que desea unos comicios en los que se respete la decisión de la mayoría, “sea cual sea”, y llamó a los miembros del CSE a permitir la acreditación de los observadores nacionales.

“El pueblo que viene el domingo a las urnas pone una gran confianza en ustedes, en cada elección el pueblo va con nuevas esperanzas, expectativas e ilusiones a votar, eso es algo muy lindo. Uno de los anhelos de nuestro pueblo es que las futuras autoridades formen una administración para todos; para los que los eligieron y para los que votaron por otros”, manifestó el prelado.

Aboga por los pobres
Entre sus preocupaciones,  monseñor Hombach señaló las necesidades de los más humildes y de quienes viven en los barrios periféricos del municipio de Granada, por lo que solicitó un compromiso de las próximas autoridades para que atiendan de forma especial a esos sectores.  “Veo, por ejemplo, que cuando uno se aleja del centro de la ciudad, las calles son pura tierra y cuando llueve la gente pisa barro por todas partes.  Hay alcaldías con mucho menos entrada y recursos económicos, pero en este sentido han cuidado la igualdad de los barrios de una forma superior a lo que han hecho aquí en Granada”, subrayó.

Durante la ceremonia, a la que también asistieron las actuales autoridades municipales y funcionarios de las instituciones del gobierno, monseñor Hombach exhortó a seleccionar personas de acuerdo a sus capacidades y no por su preferencia partidaria. “Ustedes lo saben, el problema de la alcaldía de Granada es que se llenó con gente con la que había algún tipo de compromiso. Necesitamos políticos que obedezcan a Dios y a su conciencia”, concluyó.