•   Chinandega  |
  •  |
  •  |
  • END

Desde las seis de la mañana, cientos de chinandeganos hacen filas en sus respectivas Juntas Receptoras de Votos para ejercer su derecho al sufragio.

Inconsistencias en el padrón electoral, apertura tardía en algunas JRV y cambio de código de algunas boletas por parte de la presidente de la JRV O-550 ubicada en la Escuela María Auxiliadora, son algunas anomalías.

La presidenta de esa junta de apellido Paniagua discutió acaloradamente con Jairo Francisco Calderón, fiscal del PLC, quien reclamó por la irregularidad. La mujer de afiliación sandinista sacó a empujones a este corresponsal.

Notoria presencia de jóvenes

Francisco Centeno, de 17 años, esperaba para votar por primera vez, en la Junta Receptora de Votos 0-550. “No hay que abstenerse es necesario elegir a nuestras autoridades municipales, como deber ciudadano”, expresó.

Heyzel Romero, de 18 años, se pronunció en similares términos, y solicitó a las autoridades edilicias que salgan electas impulsar programas a favor de la juventud.

Oscar Manzanares, de 17 años, se mostró contento al votar por primera ocasión, y agregó que tendrá la oportunidad de solicitar en los cabildos canchas deportivas, parques, becas, entre otras reivindicaciones.

Es notoria también la presencia de ancianos como José Mondragón Rivera, de 98 años, quien acompañado de su hija Ángela Mondragón, voto en una Junta Receptora de Votos de la Escuela “San Agustín”. “Mis padres me inculcaron que hay que votar por que es un deber ciudadano”, dijo el octogenario.

Margarita Moncada junto a su hija Silvia Marlene Moncada Santamaría, dijo que el proceso de votación fue rápido, y esperará los resultados en su vivienda.

Enrique José Hernández, fiscal del Frente Sandinista en el Centro de Votación de San Agustín, prohibió el ingreso de varios observadores de Ética y Transparencia, que se quedaron en la calle tomando nota de algunas anomalías.

Francisco Pérez, coordinador departamental del organismo de observación dijo que 1,200 observadores están desplegados en los trece municipios de Chinandega, fiscalizando los comicios a pesar de las restricciones del Consejo Supremo Electoral.