•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El presidente de la República, Daniel Ortega, fue uno de los nicaragüenses que votó a última hora. Después de más de seis horas de haber anunciado su presencia en la Junta Receptora de Votos (JRV) correspondiente. Ortega votó, pero antes, enérgico, culpó a los medios de comunicación de “conspirar contra las elecciones”.

El mandatario fue precedido por el presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), Roberto Rivas, quien molesto se refirió a las denuncias de la Alianza Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y descalificó a los denunciantes, especialmente a Eliseo Núñez, del Movimiento Vamos con Eduardo.

“Están hablando tonterías, como si esto es Zimbaue”, dijo Rivas, quien confesó haber tenido un trato deferente con Ortega al acompañarlo a votar.

Y luego agregó: “A mí me da risa lo que digan este tipo de personas, incoherencias de personas que no tiene fundamento, base, ni ninguna capacidad política”.

 “Los últimos seremos los primeros”

Según el mandatario, su llegada tardía a la JRV se debió a que quería demostrar que las elecciones estaban realizándose con normalidad, pese a que en esos instantes en el Centro de Votación ubicado en la Upoli había fuertes altercados, al punto que varias JRV fueron cerradas.

“Lo que más ha conspirado contra esta elección es la campaña de miedo que trataron de levantar algunos medios de comunicación, como que venía una guerra, una gran mentira”, expresó Ortega, quien finalmente dijo que llegaba al finalizar la tarde, diez minutos antes de las cinco, porque “los últimos serán los primeros”.