Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Pese a los incidentes registrados en la capital y en el resto de municipios del país, los reportes presentados por la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, PDDH, en horas de la mañana y tarde de ayer, señalaron que el desarrollo de las elecciones municipales fue un éxito.

La PDDH desplegó a más de tres mil 300 procuradores electorales en 146 municipios del país, según dio a conocer el jefe de operaciones de esa entidad, Víctor Manuel Urroz.

Durante la presentación del primer informe, la cual fue a las once de la mañana de ayer, Urroz señaló que de acuerdo con reportes de sus procuradores electorales, un 60 por ciento de las JRV abrió entre las seis y ocho de la mañana, mientras que el resto lo hizo una hora después.

Dos reportes
y nada
A esa hora estuvo presente el presidente del Consejo Nacional de Universidades, CNU, Telémaco Talavera, quien dijo que “se ha notado el sentido de cooperación (de parte de policías y fiscales electorales) con la población”, en alusión al arranque de las JRV.

En su segundo reporte sobre el desarrollo de las elecciones municipales en todo el país, Cabezas señaló que fueron un éxito, “aun cuando hubo incidentes en distintos lugares de la capital y en el resto de municipios, pues esos son casos aislados”, según dijo.

Dos informes
Dichas declaraciones las dio a las 4:30 p.m. de ayer, y no le dio importancia a incidentes que se presentaron en Managua y en el resto de municipios, donde hubo detenidos y heridos, como es el caso de León, o donde por varias horas se cerraron JRV cuando menos del 50 por ciento había ejercido su derecho al voto.

Sin embargo…
Aunque en ambos reportes Cabezas calificó el desarrollo de las elecciones municipales como normales, en ambos denunció que a sus procuradores electorales no se les permitió el acceso a las JRV en municipios como Jalapa, Muelle de los Bueyes, El Jícaro, Nandasmo y Tisma.

Por ello, el procurador advirtió que “en la junta que no me dejen entrar a procuradores electorales, sean (los presidentes de las juntas) de ALN, sean del PRN, del FSLN o del PLC, cae bajo sospecha de que algo quiere ocultar”.