•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El magistrado del Consejo Supremo Electoral, CSE, José Luis Villavicencio, reconoció ayer que es necesario modificar el sistema de transmisión de datos para adaptarlo a las nuevas tecnologías.

Villavicencio reaccionó así a una propuesta que hicieron al presidente Daniel Ortega los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, CEN, de reformar el sistema electoral.

“El sistema electoral que tiene Nicaragua es uno de los mejores que existe en toda América Latina. América Latina se ha copiado del sistema de nosotros. Por ejemplo, en la década de los 80 no había países que tuvieran el voto domiciliar, nosotros lo creamos en 1983 y hemos logrado que América Latina lo copie, porque es una fórmula de mucha precisión”, defendió Villavicencio.

Electrónico

“Lo que nosotros sí tenemos que mejorar es el sistema de transmisión de datos, hacerlo un poco más electrónico, más modernizado de acuerdo a la situación actual que tiene la cibernética, porque en la materia de la cedulación ya tenemos nosotros el 99.80% de la gente cedulada”, dijo el magistrado.

Agregó que desde el año 2000 los nicaragüenses saben dónde está su Junta Receptora de Votos para ejercer el sufragio, y eso hace que sea una garantía el voto domiciliar.

Consultado además sobre la creación de un Instituto de Cedulación, independiente del Poder Electoral, Villavicencio dijo que es “técnica y financieramente inviable”.

Innecesario

El magistrado expresó que ese Instituto no es necesario porque, a su criterio, sería crear un aparato administrativo nuevo que generaría más gastos para el Estado.

“En un país donde los recursos económicos no sobran, sino que a veces faltan, crear un Instituto es crear un aparato aparte que generaría más gastos para el Estado mismo”, mencionó el magistrado.