elnuevodiario.com.ni
  •   Asunción, Paraguay  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, dijo hoy que la desigualdad prevalente en el continente americano daña la democracia, en el primer acto previo a la Asamblea General del organismo, que tendrá lugar del martes al jueves en Paraguay.

El excanciller chileno reconoció que la región ha cambiado mucho "para bien" en los últimos años, en términos de avance de la democracia y crecimiento económico, pero ese progreso no ha sido completo.

"y en el acceso a los bienes sociales, una desigualdad que es de un tamaño tal que incluso daña nuestro tejido democrático", apuntó.

El eje de la Asamblea, que reunirá a 28 cancilleres y a altos cargos de otros 6 países del continente (todos menos Cuba), es "Desarrollo con inclusión social", propuesto por Paraguay por ser el anfitrión.

Insulza aseveró que la desigualdad es un problema "de todas las regiones de América" y "un obstáculo para la eficaz realización de la agenda democrática", incluida la defensa de los derechos humanos.

Hizo sus comentarios en la inauguración de una conferencia sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales, organizada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), un órgano autónomo de la OEA.

En el acto el vicecanciller paraguayo, Federico González, resaltó el papel de los derechos humanos como "base y fundamento" democrático, "sin ningún tipo de discriminación".

La conferencia es parte de una serie de contactos entre miembros de la comisión y organizaciones no gubernamentales del continente para definir la metodología y área de trabajo de la futura Relatoría Especial sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

El comisionado encargado del tema, el brasileño Paulo Vannuchi, aseveró que la creación de esa Relatoría "responde a una persistente demanda de las organizaciones de la sociedad civil y los Estados".

El objetivo será que la CIDH no se ocupe solo de recibir peticiones sobre casos de violaciones de derechos humanos, sino de promover estos derechos, en áreas como la salud, el trabajo, la seguridad social, alimentación, etcétera, según Vannuchi.

En ese sentido, Insulza afirmó que la pobreza extrema supone "la negación de todos los derechos humanos" y afirmó que debe existir un equilibrio entre derechos políticos y los derechos económicos y sociales.

A la conferencia asistieron organizaciones como Dejusticia; la Plataforma Brasileña de Derechos Humanos, Económicos, Sociales, Culturas y Ambientales; la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo; y la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy).