Miguel Carranza
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Diputados ante la Asamblea Nacional expresaron respaldo a la campaña contra la violencia intrafamiliar que inició esta semana la Corte Suprema de Justicia, CSJ, pero consideraron que a ella deben sumarse todas las instituciones del Estado y organizaciones que trabajan el tema.

La diputada sandinista Irma Dávila afirmó que hombres y mujeres deben apropiarse de la Ley 779, y que con campañas de educación se puede cambiar los patrones de conducta y tener así una sociedad con menos violencia.

“Es un excelente esfuerzo, y lo deberíamos retomar todas las organizaciones involucradas en los temas en contra de la violencia, porque la ley (Ley 779) no tiene una varita mágica para que se cumpla a cabalidad”, expresó Dávila.

Campaña positiva

Por su parte, el diputado de la Bancada Alianza Partido Liberal Independiente, Bapli, Carlos Langrand, dijo que la campaña contra la violencia desarrollada por el Poder Judicial es definitivamente positiva.

En tanto, el diputado de FSLN, Carlos Emilio López, mencionó que esta campaña de sensibilización de la CSJ cumple con lo establecido en la Ley 779, de que todas las instituciones del Estado tienen que crear procesos educativos que cambien los patrones socioculturales entre los hombres y las mujeres.

López dijo que la sanción no es el único camino para erradicar la violencia hacia la mujer, y que la educación y la prevención son algunos de ellos.

Fenómeno social

En tanto, el diputado José Figueroa manifestó que en este fenómeno de violencia se debe involucrar toda la sociedad, porque es un tema que no tiene que ver solo con el cumplimiento de las leyes, sino con la conducta cotidiana que tienen todos los nicaragüenses.

La campaña iniciada por la CSJ tiene una duración de seis meses, y en ella se hará la distribución de 10,000 ejemplares de un documento donde se abordan las normas de convivencia, esto con el objetivo de concienciar a la población acerca del buen trato dentro de las familias.

La inversión de la campaña es de US$40,000, y contempla la transmisión de spots publicitarios en los diferentes medios de comunicación, así como la distribución de afiches en diferentes espacios.