Máximo Rugama
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Luego de asumir su cargo como nuevo magistrado del Tribunal Regional de Apelaciones de Estelí, Roberto Petray se mostró accesible ante los periodistas, y dijo públicamente que asumía con humildad tal responsabilidad, y que continuará desde ahí denunciando cualquier anomalía que ocurra dentro del Poder Judicial o en otras instancias del Estado.

“Yo continúo siendo miembro de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos, ANPD, y por ello seguiré dándole seguimiento a cualquier violación a los derechos humanos que cometan los funcionarios públicos”, dijo Petray.

Aunque su nombramiento ha generado una serie de señalamientos y comentarios, que van desde los sarcástico hasta lo satírico, Petray dijo que luego de la asunción en su cargo ha recibido al menos 350 llamadas de felicitaciones de sus amigos, de personas conocidas y de su familia.

Buena imagen

Pobladores de diferentes barrios de Estelí expresaron que si Petray deja la ANPDH, sería lamentable, por el apoyo que desde ese organismo brindaba a la población.

El esteliano José Ramón Torres señaló que Petray, desde la ANPDH, ha apoyado a todos los sectores cuando se presentaba algún abuso por parte de los funcionarios públicos y otros sectores.

Noel Centeno, de una comunidad rural de Condega, aseveró que han perdido un aliado y protector de la población, porque aunque quede como miembro de la ANPDH, no será lo mismo de ahora en adelante.

Entre los señalamientos que se hacen por el nombramiento de Petray, están el que no se respetaron los procedimientos que establece la Ley de Carrera Judicial, pero según el nuevo magistrado, eso ya lo explicó de forma diáfana el magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Francisco Rosales, quien afirmó que pueden ingresar tres por concurso y dos por méritos propios.

“Yo vengo a colaborar en que las cosas se hagan de mejor manera, porque si se habla de anomalías por parte de jueces, de abogados y de otros funcionarios del Poder Judicial, lo más lógico es que se denuncie en las instancias debidas, añadió Petray.

Sobre los señalamientos de que su nombramiento es una estrategia para acallar las denuncias que hacía junto con el obispo, sobre presuntas violaciones a los derechos humanos que se cometen en el país, Petray manifestó que a ninguno de los dos los silenciarán.