• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El representante de Nicaragua ante la Organización de Naciones Unidas, Miguel D’Escoto, admitió en la sesión plenaria de la Cumbre del “Grupo de los 77 más China”, en Bolivia, que Nicaragua pronto finalizará un documento para reinventar la ONU, el cual espera que cuente con 140 votos para su aprobación.

“La propuesta para la reinvención de la ONU, que pronto estaremos presentando a los presidentes del ALBA, contempla la aprobación de cuatro instrumentos que tendrán que ser sometidos por separado para su aprobación en la Asamblea General, cuando con la ayuda del G77+China y el Movimiento de los Países No Alineados, se haya garantizado por lo menos unos 140 votos entre los jefes de Estado y de Gobierno”, dijo Escoto durante su participación en la Cumbre del “Grupo de los 77 más China”.

Exorcizar

El representante nicaragüense ante la ONU argumentó que “hay que exorcizar al mundo de todo lo que huela a capitalismo” y que hay que “reinventar una Organización de Naciones Unidas que sea realmente lo que dice ser”.

D’Escoto manifestó que se necesita una Naciones Unidas que tenga la voluntad política de tomar medidas necesarias dentro de un marco de no violencia y creativa, “capaz también de dictar medidas coercitivas capaces de obligar a su acatamiento”.

Añadió que Nicaragua ha preparado esa propuesta en ocho idiomas, la cual tendrá que empezar a discutirse entre los jefes de Estado y de Gobierno.

Los instrumentos

El representante de Nicaragua dijo que entre los cuatro instrumentos para reinventar a la ONU, se incluye una nueva Carta de la organización y un nuevo Anexo.

“El primer Anexo hay que cambiarlo, porque es el Estatuto de la Corte Internacional de Justicia, y hay cambios que hacerle, especialmente en todo lo relacionado con la jurisdicción y competencia”, dijo.

D’Escoto señaló que en el tercer instrumento se propone un nuevo Anexo 2, en el cual se plantea la creación de un Tribunal Internacional de Justicia Climática y Protección Ambiental, que sería el segundo órgano judicial de la ONU, el cual para ser operativo se expone que su sede funcione en Cochabamba, Bolivia.