•  |
  •  |
  • END

El organismo de observación electoral Ética y Transparencia, E y T, dio a conocer ayer su informe final sobre los resultados de las elecciones municipales, y en el caso de Managua da como ganador al candidato de la Alianza PLC, Eduardo Montealegre, por al menos cinco puntos de diferencia.

Roberto Courtney, Director Ejecutivo de E y T, indicó que su informe se basa en información recabada por sus observadores y otra parte facilitada por fiscales de las Juntas Receptoras de Voto, JRV.

“Las irregularidades tienden a dirigirse y a subestimar a los partidos de oposición, nuestro conteo dice que de dos a cinco por ciento es la ventaja que obtuvo el PLC en Managua, en relación con el candidato del FSLN, esto viene girando alrededor de un 50 contra 45, en un margen de cinco puntos”, expresó Courtney.

El director de E y T dijo que no se trata de un conteo rápido, como tradicionalmente lo hacen, ni lo hicieron en cada JRV, porque la información les fue negada.


El método
“Obtuvimos información de diferentes fiscales miembros de Juntas Receptoras de Votos, de la publicación de la información en las Juntas, de la publicación de carteles a la entrada de las JRV y de la observación de los observadores en algunos casos. Recurrimos a métodos que se utilizan cuando el proceso electoral no es transparente”, aseguró Courtney.

Courtney, además, descargó duras críticas contra el CSE. “Hemos visto que el Consejo Supremo Electoral es un facilitador de condiciones de fraude, y lo que conviene es que revierta esa posición, muchas cosas de las que hablamos son tan graves que ni siquiera se contemplan en la Ley Electoral”, aseguró.

Courtney fue más allá y pidió al CSE que respete la voluntad popular expresada en las urnas. “No es momento de leguleyadas, sino de que se establezca la voluntad popular. Nosotros vamos por esa línea, todo lo que fomente la transparencia es una buena idea, estamos hablando de que hay conteos amañados que terminan en actas y subestiman los resultados”, mencionó.


Por qué los resultados
Indicó que E y T se vio obligado a salir con sus resultados por el “tortuguismo del tribunal electoral”, pues en elecciones pasadas a estas alturas ya se habrían publicado los resultados finales de los mismos.

Y la crisis política e inestabilidad que dice ha generado el CSE “no puede resolverse en oscuras negociaciones entre actores políticos, ajenos a la voluntad popular expresada en las urnas”, ya que considera que aunque traerán un efecto temporal y aparente de paz, causarán mucho daño al presente y futuro del país.

E y T participó en el proceso, sin acreditación, con una red de 30 mil observadores en todo el país. Los magistrados del CSE no extendieron las credenciales a los observadores nacionales obedeciendo orientaciones del presidente Daniel Ortega.


Fallas detectadas por EyT
En su informe el organismo enlista una serie de irregularidades como la expulsión de fiscales de la Alianza PLC, anulación de votos, introducción o sustitución de votos y actas por el personal de las JRV, invalidación de votos, cierre temprano de JRV, intimidación a votantes y fallas en la custodia de materiales electorales.

Además, señala que hubo incumplimientos fundamentales, como colocar los resultados electorales a la vista de los ciudadanos. Esto se dio en al menos el diez por ciento de las JRV del país. Menciona manipulaciones sistemáticas a la habilitación de votantes, es decir, no se dio una efectiva y transparente distribución de cédulas y documentos supletorios.