•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La oposición de Nicaragua insistió este jueves en que se realice un recuento total de las actas de votación de los comicios municipales del domingo, con observación independiente local e internacional, y desconoció la revisión iniciada por el tribunal electoral en Managua.

El opositor Partido Liberal Constitucionalista (PLC, derecha) rehusó asistir a la revisión de actas de Managua iniciado por el Consejo Supremo Electoral (CSE) el miércoles de noche, porque solo "vamos a un recuento (de actas) en todo el país" y no sólo de la capital, dijo el vicepresidente de la agrupación, diputado Wilfredo Navarro.

"Todo mundo está viendo que está apareciendo un cementerio de boletas" de votación tiradas en basureros, agregó Navarro.

El tribunal electoral inició la revisión de las actas en la capital con presencia de fiscales del gobernante Frente Sandinista (FSLN, izquierda), Acción Cristiana (evangélica) y Alianza Liberal Nicaragüense, pero no del PLC, el principal partido opositor.

"Nosotros no vamos a irnos a sentar con un CSE que ha demostrado parcialidad e interés manifiesto de que gane el FSLN, sino es con presencia de observadores" al igual que demandan distintos sectores y países como Estados Unidos y la Unión Europea, dijo Navarro.

El legislador calificó de "indecente e irresponsable" que el CSE haya anunciado al final de la tarde del miércoles la decisión de revisar las actas y luego les citara a la medianoche para iniciar el proceso.

"Por qué un conteo tiene que ser escondido. Por qué a la medianoche como delincuente (...). Queremos que sea una cuestión transparente, limpia con observadores. No nos vamos a sentar con los que quieren asesinar a la democracia, como son los magistrados del CSE", manifestó Navarro a la prensa.

El legislador insistió en que se ejercerán mecanismos de presión en todas las instancias del Estado donde el PLC tiene representantes para que se respeten los votos de los comicios municipales.

En ese sentido el diputado liberal y ex canciller Francisco Aguirre dijo que paralizarán el Congreso, en cuya agenda esta la aprobación del presupuesto para 2009.