Miguel Carranza
  • Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Uno de los problemas que enfrentan los pueblos indígenas del Pacífico, Centro y Norte de Nicaragua, es la existencia de varios Consejos de Ancianos, lo que incide en el atraso del registro de autoridades, señaló Miguel Ángel Gómez, vicecoordinador del Consejo de Pueblos Indígenas.

La Comisión de Asuntos de los Pueblos Indígenas, Afrodescendientes y Regímenes Autonómicos, de la Asamblea Nacional, conoció esta semana un informe denominado “Trabajo de Diagnóstico y Registro de Autoridades de los Pueblos Indígenas del Pacífico, Centro y Norte de Nicaragua”, presentado por representantes del Consejo Nacional de Pueblos Indígenas de esas regiones del país.

En el documento se identifica el registro de 19 autoridades formales y tradicionales de las 22 comunidades nativas correspondientes a las zonas del Pacífico, Centro y Norte de Nicaragua.

Gómez, quien es vicecoordinador del Consejo de Pueblos Indígenas, explicó que uno de los problemas de estas comunidades es la existencia de más de un Consejo de Ancianos, lo que incide en el atraso del registro de autoridades.

Foro de Biósfera

Agregó que el Consejo ha trabajado con la intención de armonizar a estas comunidades, para lograr acuerdos que permitan la solución de este problema.

La comisión analizó la solicitud de apoyo de parte del gobierno territorial rama-creole de las Regiones Autónomas del Caribe Sur, para la realización del “Segundo Foro de la Biosfera por el respeto a los Derechos y Desarrollo de las Comunidades Indígenas y Afrodescendientes”, a efectuarse en agosto de este año.

El diputado Brooklyn Rivera, presidente de la comisión, señaló que, en la solicitud, el gobierno territorial rama-creole desea que el foro se desarrolle en las instalaciones de la Asamblea Nacional, por lo que harán las gestiones necesarias para “otorgales un espacio, porque es lo que ellos necesitan”.

Buscan fondos

Rivera añadió que su Comisión está abocada a la búsqueda de recursos económicos para la traducción al mískito, mayangna e inglés, de la Constitución Política de Nicaragua, con sus reformas.

El parlamentario añadió que la Carta Magna ya está traducida, pero sin las reformas, por lo que es necesario promover la traducción y divulgación de la misma.

Detalló que la organización IBIS Dinamarca mostró interés en apoyar con recursos monetarios la traducción y divulgación de la Constitución Política reformada.