•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) marcha hacia su III Congreso, un evento que busca reforzar la unión de sus militantes en tiempos turbulentos, cuando las críticas internas, aunque públicas, a la gestión de Nicolás Maduro, desvelan el descontento de un sector del chavismo.

El mandato de Maduro, el primer Gobierno chavista tras la muerte del impulsor de la llamada “revolución bolivariana” Hugo Chávez (1999-2013), se enfrentó en las últimas semanas a las primeras críticas públicas hechas por los mismos militantes del PSUV, señalamientos que inició el ex vicepresidente de Planificación Jorge Giordani.

El también exministro de Planificación, ficha importante en el Gabinete de Chávez a lo largo de sus 14 años de Gobierno, fue relevado de su cargo el 17 de junio pasado, y, un día después, difundió una carta cargada de críticas a la gestión de Maduro, especialmente a las decisiones tomadas en el área económica.

Polémica

Que Maduro “no transmite liderazgo”, que hay “una sensación de vacío de poder en la Presidencia”, que el jefe de Estado no le ha hecho caso a sus consejos y ha manejado el gasto público de manera descontrolada “sin un programa fiscal encuadrado en una planificación socialista”, son parte de las críticas de Giordani.

Una semana después de la difusión del escrito, otro exfuncionario chavista, y miembro de la dirección nacional del PSUV Héctor Navarro, hizo pública otra carta, difundida por la exministra Ana Elisa Osorio, en la que pidió que se investiguen las irregularidades en la entrega de divisas administradas por el Gobierno.

A Navarro, los señalamientos le valieron su suspensión del partido y el pase al tribunal disciplinario de la organización política.

Asimismo, el diputado chavista, Freddy Bernal, dijo recientemente que el Gobierno ha cometido errores en la aplicación del modelo económico y que no ha habido un buen manejo de las empresas que han sido intervenidas durante los gobiernos de Chávez y Maduro.

El jefe de Estado reaccionó a las críticas de Giordani y Navarro diciendo que no hay excusa para “traicionar” el proyecto revolucionario que inició Chávez, y criticó los “grandes egos” de algunos “compañeros”, al tiempo que calificó a los exfuncionarios de “desconsiderados” y de formar parte de la “izquierda trasnochada”.