• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

La embajadora de Estados Unidos en Managua, Phyllis Powers, calificó como “brutal” el asesinato de cinco simpatizantes sandinistas en una emboscada ocurrida el 19 de julio, por la que hay tres personas procesadas, aunque siguen prófugos los autores materiales e intelectuales de la matanza.

“Eso fue un acto brutal, violencia y violencia no sirve para nada, nuestras condolencias están con las familias, amigos y comunidades, porque (fue) algo fríamente atroz y algo que este país no merece, ojalá que sigan las investigaciones y la justicia sea para todos”, dijo la diplomática.

Powers se refirió al tema durante el lanzamiento de la Red de Mujeres de Negocios de América Latina y el Caribe, una iniciativa de la organización Voces Vitales Red Global, la cual tiene el apoyo de la Embajada de Estados Unidos.

Condena

La diplomática dijo que se dio cuenta del crimen, en el que hubo 19 heridos de bala, por los medios de comunicación y que la embajada estadounidense hizo un pronunciamiento público condenando la emboscada.

Consultada además sobre si el crimen pudo tener algunas motivaciones políticas, Powers dijo que ella solo está enterada de lo que informan los medios de comunicación nicaragüenses.

La emboscada

El primer ataque a simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, ocurrió en el sector de Puertas Viejas, kilómetro 72 de la Carretera Panamericana Norte, por sujetos que tendieron una emboscada.

En el atentado fallecieron Vilma Argentina Gómez, de 47 años; Esther Lidia Vázquez Barreda, de 28; Germán Adrián Martínez Méndez, de 27; y Yader Francisco Sáenz Potoy, de 22 años.

El otro ataque se registró entre Las Calabazas y San Ramón, jurisdicción del departamento de Matagalpa, a 127 kilómetros al norte de Managua. Ahí murió Yeltzin Talavera, de 20 años.