Miguel Carranza
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El secretario de relaciones internacionales del Frente Sandinista de Liberación Nacional, diputado Jacinto Suárez, consideró este martes que el papa Francisco hizo justicia con el padre Miguel D’Escoto Brockmann, al revocarle la “suspensión a divinis” que le impedía, entre otras cosas, oficiar la santa misa.

“Eso es un magnífico gesto del papa Francisco que no tenemos más que reconocerlo, el papa Francisco ha hecho justicia con el padre D’Escoto que no merecía haber sido sancionado por su comportamiento político”, dijo Suárez.

El legislador sandinista, quien además es presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional, refirió que los sacerdotes también son ciudadanos y que todos ellos tienen opiniones políticas diversas.

Es en reconocimiento

En tanto, el diputado Carlos Emilio López, otrora asesor en derechos humanos del padre Miguel D’Escoto Brockmann, consideró que la decisión del papa Francisco es en consonancia al reconocimiento internacional que tiene el sacerdote nicaragüense por la paz.

“El papa Francisco está reivindicando a un sacerdote que durante todos estos años no estaba oficiando misa en un templo, ni en una parroquia, pero que estaba oficiando una misa de paz en toda la humanidad”, señaló el legislador.

El diputado fue asesor del sacerdote nicaragüense durante este fue presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en el período 2008-2009.

Elegido por unanimidad

López recordó que cuando D’Escoto fue electo como presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, fue electo por unanimidad. “Los 192 miembros lo eligieron por ser un hombre de paz, de causas humanitarias, y por ser un hombre vinculado con los derechos humanos”, recordó.

El diputado, que es vicepresidente de la Comisión de Asuntos de la Mujer, Juventud, Niñez y Familia de la Asamblea Nacional, recordó que D’Escoto Brockmann fue uno de los promotores y corredactor de la Declaración de la Madre Tierra la cual fue aprobada por la Asamblea General de la ONU.

El diputado mencionó también que el sacerdote nicaragüense fue promotor del desarme nuclear, “para que las potencias internacionales cesen su carrera armamentistas”.

“Yo, que estuve cerca me impresioné como reyes, presidentes, ministros, grandes intelectuales, juristas de los Estados Unidos llegaban a su despacho a reconocerlo. Yo te digo, al padre Miguel D’Escoto podemos compararlo --sin exageraciones-- con Martin Luther King, con todos estos grandes hombres que promovieron la paz”, finalizó López.