•   Tola, Rivas  |
  •  |
  •  |

El presidente Daniel Ortega tronó anoche contra la oposición, a la que comparó con un perro rabioso que ladra todos los días en los medios de comunicación. Ortega elevó el tono contra los partidos políticos con representación parlamentaria que el viernes pasado se declararon en “Bloque contra la dictadura”, calificándolos nuevamente de somocistas.

En tono irónico, el mandatario dijo que la oposición, que se dice demócrata, se estaba uniendo para combatir la dictadura que supuestamente encarnaba su gobierno. Según el jefe de Estado, su administración es objeto de una campaña de calumnias por estos sectores que durante 16 años no hicieron nada por resolver los problemas más sentidos de los nicaragüenses.

“Frente a tanta infamia, tanta calumnia, fíjense la campaña que tienen ahora, se están uniendo, dicen, los que se dicen demócratas, pero no son más que los somocistas que combatió Gaspar García Laviana, los del PLC, los del MRS y la ALN, uniéndose, dicen que para combatir la dictadura del FSLN, solamente porque no gobernamos para hacer más ricos a los ricos y porque gobernamos comprometidos con los pobres”, apuntó.

Ortega hizo estos fuertes señalamientos contra la oposición en el municipio de Tola, en el departamento de Rivas, en el marco del 29 aniversario de la caída en combate del cura guerrillero de origen español, Gaspar García Laviana.

Por eso dijo que los que se constituyeron en el Bloque contra la dictadura, están rabiosos, como esos perros que andan por allí con rabia y que se lanzan contra los seres humanos. “Así andan éstos, están ladrando en los medios de comunicación todos los días”.

Parafraseando al Quijote, de Miguel de Cervantes, el presidente dijo que cuanto más ladre la oposición, eso significa que más estamos caminando con el pueblo, con los pobres, con los campesinos, con los nicaragüenses.

Poco antes de su intervención, el presidente y la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, recibieron de la comuna toleña la orden Gaspar García Laviana. Ortega entregó documentos que acreditan como dueños de 12 tractores a igual número de cooperativas agrícolas.

El presidente reclamó la Navidad que le está ofreciendo la oposición a los nicaragüenses, “tocando tambores de guerra”, eso están haciendo y se preguntó ¿cuál guerra? “Yo no me imagino al doctor Arnoldo Alemán ni al de los Cenis, Eduardo Montealegre, ni me imagino a los del MRS poniéndose el traje de campaña y agarrando el fusil para enfrentar al pueblo nicaragüense”.

En ese sentido, dijo que la oposición se quedó “arriba”, están locos, están desquiciados, replicó Ortega a los sectores políticos que han prometido arreciar una campaña para restituir las facultades al Poder Legislativo, cercenadas, según ellos, por los desmanes dictatoriales del mandatario.

Se lanza también contra los roba-tierras de Tola

Ortega, que anoche andaba con la espada desenvainada, denunció que un grupo de sinvergüenzas les robaron las tierras a los campesinos de Tola y que les fue entregada por la revolución.

“Claro que no tienen culpa los norteamericanos o canadienses, que son en la mayoría jubilados, que compraron lotes, por eso he dicho que hay que respetar la propiedad a los que han comprado lotes, pero el resto de esas propiedades, las que les fueron robadas al pueblo, le dije al procurador que hay que recuperarlas para los campesinos, para trabajarlas y no para revenderlas a esos sinvergüenzas y especuladores”, amenazó.

Sin embargo, el presidente evitó en todo momento referirse al escándalo desatado semanas atrás precisamente en Tola alrededor del tráfico de propiedades y en la que están involucrados, según denuncias, altos personeros del partido FSLN muy allegados a su persona.

Dijo que esas tierras son muy apetecidas porque están a orillas del mar y “vinieron estos sinvergüenzas y con engaños y presiones, les robaron las tierras a los campesinos, hicieron el gran negocio porque empezaron a vender una manzana que compraron en centavos o en otros casos simplemente la ocuparon e inventaron un título y dijeron que era de ellos”.

Explicó que esa manzana de tierra la lotificaron y le han sacado miles de dólares a los pensionados norteamericanos, canadienses y a familias trabajadoras y esforzadas que han comprado con sus ahorros.

Los que han comprado deben estar tranquilos, los que no podrán estar tranquilos ni podrán dormir son esos estafadores, porque tenemos que recuperar esas tierras, manifestó el presidente, tras indicar que esos sinvergüenzas les dicen a los campesinos que se metan a las propiedades y cuando estén allí les dicen que se las van a comprar en centavos.