• |
  • |
  • END / Canal 11

El representante de la Organización de Naciones Unidas, ONU, en Nicaragua, Alfredo Misair, pidió calma a la población nicaragüense y que se llegue a un entendimiento por la vía pacífica, una solicitud respaldada por representantes de la Iglesia Católica y de organizaciones de derechos humanos.

Misair, coordinador residente de la Organización de Naciones Unidas en Nicaragua, señaló que en este momento la situación es tremendamente confusa --refiriéndose a los señalamientos de fraude en los comicios electorales municipales--, y lo que hay que pedir es la calma.

ONU no puede intervenir
Por otra parte, indicó que la ONU, como secretaría técnica de los cooperantes, está compuesta por 192 países, incluyendo a Nicaragua. Así que todos los miembros trabajan por un acuerdo de cooperación e invitación del gobierno, sin consecuencias directas sobre los fondos que programan en planes quinquenales, que en el caso de Nicaragua están empezando y no se detendrán.

Encontrar una salida
Por su parte, monseñor Eddy Montenegro dijo que los nicaragüenses hemos pasado por situaciones de violencia difíciles, y si se puede llegar a arreglos después de una guerra en la que se han perdido miles de vidas humanas, ¿por qué no se puede hacer lo mismo en esta encrucijada política en que nos encontramos?

En tanto, la doctora Vilma Núñez, Presidenta Ejecutiva del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, dijo sentirse rehén en su propio país, y piensa que el mandatario Ortega, “con su irresponsabilidad de lanzar a sus partidarios, está imponiendo por las vías de hecho un estado de sitio”.

Indicó que se han exacerbado los ánimos, no sólo por la indignación de buena parte de la población que considera que su voto fue frustrado, sino también por estar sometidos a ataques violentos, que son una tortura psicológica.