•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Sin salir de su casa puede recorrer la Hacienda San Jacinto: ingresar al Salón de Héroes, ubicarse desde la loma cercana al sitio y conocer en detalle la historia de la batalla ocurrida ahí hace 158 años, en la que la división al mando del coronel José Dolores Estrada derrotó a las fuerzas de William Walker, el capítulo de la Guerra Nacional que se conmemora hoy.

El recorrido en línea por la Hacienda San Jacinto se encuentra en el apartado sobre la Guerra Nacional de la Biblioteca Virtual “Enrique Bolaños”. La recreación virtual ofrece una panorámica de 360 grados de la propiedad y le permite al visitante ingresar a los tres salones que tiene la hacienda: el Salón Principal o de Historia, el Salón Símbolos Patrios y el Salón de Héroes.

En el Salón de Héroes se aprecia la pintura que recrea la batalla, obra del chileno Luis Vergara, que data de 1963 y que resalta el heroísmo de Andrés Castro, el soldado que a falta de fusil arrojó una piedra a un filibustero.

La historia

En el mismo sitio pueden leerse los documentos históricos de Alejandro Bolaños Geyer. La gesta celebrada hoy, sostiene el historiador en el capítulo “El amanecer en San Jacinto”, de la obra “William Walker, El Predestinado de los Ojos Grises”, Tomo IV, “no cede el primer lugar a ninguna en importancia”.

“Los dos combates en San Jacinto, considerados como una sola batalla en dos etapas, son los únicos en la Guerra Nacional en que nicaragüenses y norteamericanos se enfrentan sin auxiliares, y queda en una resonante victoria de los nicas. Es por ello que ha pasado a ser el evento más memorable en la historia patria nicaragüense, y siempre se revive la orden espartana de Estrada: ‘Firmes hasta caer el último’”, dice Bolaños Geyer en la citada obra.

El historiador prosigue: Andrés Castro, “quien mata a un norteamericano de una pedrada al faltarle fuego a su carabina, se inmortaliza como símbolo espléndido de la lucha desigual de los patriotas de cotona, caites, cutachas y fusil de chispa, y los invasores del destino manifiesto con sus rifles Mississippi Minié y revólveres Colt”.