• |
  • |
  • END

Como en una fiesta gigantesca, con licor y música de reggaeton en vivo, los simpatizantes orteguistas esperaron ayer desde las dos de la tarde los resultados de las cuestionadas elecciones municipales que se realizaron el nueve de noviembre pasado.

En la algarabía rojinegra, frente a la sede del Consejo Supremo Electoral, CSE, ubicada a la par del Centro Comercial Metrocentro, principalmente los jóvenes no medían el peligro ni las consecuencias, al hacer explotar los morteros en medio de los grupos de personas que bailaban y bailaban sin presentir el riesgo.

Salvajismo
En un momento de la noche, un joven de 25 años llamado Edwin Kalihan estalló en un alarido junto a su mortero, cuando le explotó en la mano y le dañó la oreja y la mejilla izquierda.

Después de la gente y la música bailable lo más abundante era la pólvora y ese olor a 24 de diciembre a media noche. Adentro, en la sede del CSE, ya reunidos los magistrados, comenzaron a leer los nombres de los victoriosos alcaldes de cada uno de los municipios.

A las ocho y 20 minutos de la noche, el presidente del CSE, Roberto Rivas Reyes, dijo: “Departamento de Managua, municipio Managua: FSLN, Andrés Alexis Argüello Bohórquez”, nuevo alcalde de la capital.

Éxtasis. Explotan las emociones afuera. Cohetes reventando en el espeso negro del cielo sin estrellas. “Ganamos, ganamos”, gritaba la gente. Abrazos como en un fin de año. Banderas mecidas por los estirados brazos de hombres y mujeres.