•   Nueva York  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Nicaragua pidió ayer una “reforma profunda” del sistema de Naciones Unidas con el fin de ampliar el papel de los países en desarrollo.

El llamamiento fue hecho por el canciller de Nicaragua, Samuel Santos López, al participar ayer en la última sesión de la Asamblea General de la ONU.

“Ante los retos que enfrentamos, se hace cada día más imperativo una reforma profunda de Naciones Unidas y en particular del Consejo de Seguridad”, afirmó Santos.

Responsabilidad

Pidió que el consejo, el principal órgano en la toma de decisiones de la ONU, “de acuerdo con las realidades actuales, pueda contar con la voz y los votos de los países en desarrollo en las categorías de miembros permanentes y no permanentes”.

El Consejo de Seguridad está integrado por quince países, de los cuales diez son rotatorios y los otros cinco permanentes (Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido), y además cuentan con derecho de veto.

La necesidad de reformar este punto del sistema de Naciones Unidas ha sido mencionada por numerosos líderes durante sus intervenciones ante las sesiones de alto nivel de la Asamblea General de la ONU, que comenzaron el pasado miércoles.

Cuba

En su discurso, el canciller nicaragüense hizo un repaso de la situación que atraviesan algunos países con los que el Gobierno de Managua ha expresado su solidaridad, y entre ellos citó el caso de Cuba.

Pidió el final del “criminal bloqueo económico y financiero” que la isla sufre de parte de Estados Unidos y también denunció que Venezuela sigue “bajo el acoso, injerencia y agresión externa”.

 

Samuel Santos dijo que Nicaragua se considera “parte de la lucha argentina en contra de los ‘fondos buitres’”, y defendió los principios del Alba y el Sica.