•  |
  •  |
  • END

Las confesiones que hizo el magistrado liberal del Consejo Supremo Electoral, CSE, René Herrera, revelan la falsedad de los resultados que dio a conocer este Poder del Estado el 20 de noviembre sobre las elecciones municipales, lo cual podría ser utilizado por la Asamblea Nacional para declararlas nulas, según opinó el jurista Sergio García Quintero.

El NUEVO DIARIO publicó ayer una nota que revela, según declaraciones de Herrera, que él avaló los resultados definitivos que presentó el CSE y que dan el triunfo en 105 alcaldías al Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, a sabiendas de que los directivos del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, habían manifestado su inconformidad con dichos resultados.

Luego de saber que el representante legal del PLC, Wilfredo Navarro, señaló que él, junto con los magistrados José Marenco Cardenal y Julio Osuna, fue expulsado del partido, Herrera expresó que Arnoldo Alemán y otros miembros de la Alianza PLC saben el rol que él jugaba en el CSE y las razones de por qué los liberales perdieron las elecciones.

“Ahí (entre los miembros del PLC) hay un buen número de personas que sabe qué es lo que hice, cómo lo hice y por qué lo hice, y en esto no hay dinero. Es una decisión política y comprendo y acepto el derecho a la crítica, es horrible vivir una derrota”, afirmó el magistrado.

Certeza de fraude
Para García Quintero esto no sólo demuestra que “el CSE está altamente cuestionado desde el punto de vista ético, sino que (las declaraciones de Herrera) arrojan gravísimas sospechas, o mejor dicho, gravísimas certezas de que se actuó incorrectamente”.

“Las confesiones que está haciendo públicamente René Herrera de que cometió graves anomalías, pero que el PLC no puede pedirle cuentas porque las cometió a sabiendas de la directiva del PLC, significan confesar la falsedad de los resultados”, expresó el jurista.

A juicio de García Quintero, “la Asamblea Nacional debe de interpelar uno por uno a los magistrados, (ya que) con ese tipo de confesiones (Herrera) está cometiendo prevaricato, (pues) ha actuado en contra de ley expresa para cumplir supuestamente los mandamientos o las instrucciones que le había dado la directiva del PLC”.

Según este jurista, si durante la interpelación la Asamblea Nacional encuentra fundamentos de que se actuó de forma incorrecta, ésta “puede proceder de manera penal para mandar a los tribunales a cada uno de estos señores (magistrados), lo cual sería la mejor forma de decir que todo lo resuelto fue nulo”.