Miguel Carranza
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Código de Familia que establece entre otras cosas, la mayoría de edad a los 18 años para hombres, y que prohíbe que las menores embarazadas sean expulsadas de los colegios, fue publicado este martes en la Gaceta, Diario Oficial, quedando 180 días a partir de hoy para que entre en vigor.

El diputado Carlos Emilio López, vicepresidente de la Comisión de Asuntos de la Mujer, Juventud, Niñez y Familia, explicó que la publicación del cuerpo de ley en la Gaceta marca un hito histórico en el ordenamiento jurídico nicaragüense, porque sistematiza en un solo texto todas las leyes en materia de familia.

El nuevo cuerpo de ley establece que los hijos deberán responsabilizarse económicamente de sus padres, de escasos recursos, cuando estos superen los 60 años, además que establece que los padres aseguren la manutención alimenticia de sus hijos hasta los 24 años y no a los 18.

El nuevo Código de la Familia, que fue aprobado en lo general con 88 votos, en marzo de 2012, reconoce, además, que tanto hombres como mujeres alcanzan su mayoría de edad a los 18 años, y prohíbe el matrimonio a todas las personas menores de 16, aunque gocen del consentimiento de sus progenitores.

Otras reglas

López recordó que el nuevo Código permite a las parejas separarse de mutuo acuerdo ante los notarios, y no obligatoriamente ante los jueces. Permite, además, que un hombre pueda demandar a una mujer por pensión alimenticia para sus hijos, igual como actualmente lo hace una mujer a un hombre.

El diputado detalló que en la pensión de alimentos, la judicial tiene que investigar si el demandado o demandada tiene además de un salario, otros ingresos, para establecer el montó a partir de los ingresos totales que recibe. Dijo también que en este aspecto, se deja claro la retroactividad de 12 meses.

El nuevo cuerpo de ley amplía el concepto de familia más allá del matrimonio o unión de hecho estable entre un hombre y una mujer, y que la familia ahora puede considerarse por un hombre solo divorciado, una mujer sola divorciada, o un abuelito o una abuelita con un nieto.